El Tribunal Supremo da portazo a los Franco: avala la exhumación del dictador y su entierro en El Pardo

Francisco Franco saldrá por fin del Valle de los Caídos. El Tribunal Supremo ha desestimado este martes, por unanimidad y en su totalidad, el recurso de los familiares del dictador contra la decisión del Gobierno de exhumar los restos de Franco de la Basílica de Cuelgamuros, y su inhumación en el cementerio de El Pardo-Mingorrubio, donde está enterrada su esposa, Carmen Polo.

Los familiares del dictador querían enterrarlo en la catedral de La Almudena, también en Madrid, y el Gobierno descartó esta decisión por razones de orden público. En el caso de que no designen un enterramiento alternativo, el Ejecutivo se reservó en el decreto de agosto de 2018 la facultad de decidir el lugar de la inhumación, que sería en el cementerio de El Pardo.

La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso Administrativo pone punto y final a una batalla judicial abierta hace varios meses, y respalda el decreto del Consejo de Ministros del 15 de febrero de este año, que fijaba para el 10 de junio la exhumación del dictador, y que fue paralizada cautelarmente por la Sala.

Los seis miembros del tribunal apenas han dedicado una hora a sus deliberaciones, y sólo han dado a conocer el sentido fallo, a la espera de la redacción de la sentencia. El ponente, el magistrado Pablo Lucas, ha entrado en la deliberación con un borrador de ponencia bajo el brazo. A esta hora se está a la espera de conocer su contenido y si los magistrados lo han asumido sin matices. En caso contrario, la sentencia sería difundida en próximos días.

En el recurso, la familia pedía también que en caso de exhumación Franco fuese exhumado conforme al decreto que regula los honores militares y, por tanto, con himno nacional completo, arma presentada, descarga de fusilería y un número por concretar de cañonazos.

La decisión del Alto Tribunal llega apenas un mes y medio antes de las elecciones generales del 10-N. El traslado de los restos de Franco ha sido la medida estrella del Ejecutivo de Pedro Sánchez, ahora en funciones, desde que la dio a conocer, en junio de 2018. Por su parte, la familia del dictador y la Fundación que ensalza su figura han hecho todo lo posible para torpedear la acción del Gobierno, también ratificada por el Congreso de los Diputados.

Por otro lado, ni siquiera tras el fallo del Supremo es posible acometer la exhumación de forma inmediata: un juez de Madrid decretó en febrero la suspensión cautelarísima de las obras por los supuestos riesgos que conllevaría para todo el conjunto arquitectónico mover la losa de 2.000 kilos que cubre el féretro del dictador.

El magistrado José Yusti Bastarreche justificó su decisión en base a un informe encargado por la Fundación Francisco Franco. Aún no ha convocado la vista para confirmar la medida cautelar de prohibición de levantar la losa o que la abogacía del Estado presente un informe pericial alternativo al presentado por la familia de Franco.

Todo apunta a que los Franco recurrirán al Tribunal Constitucional esta decisión del Supremo, en amparo por la supuesta violación del derecho a elegir el lugar de enterramiento de los familiares.

El Valle de los Caídos es patrimonio del Estado, y el Gobierno consideraba que el cadáver del dictador debía ser trasladado a otra ubicación, en aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Según esta norma, en el Valle sólo pueden yacer los restos mortales de quienes fallecieron en la Guerra Civil.

Un primer paso en una España «llena de fosas»

Desde las 11.00, colectivos memorialistas se han concentrado en el parque de la Villa de París, frente a la sede del Alto Tribunal, a la espera de conocer su decisión. Miguel Ángel Muga, portavoz de la campaña Ni Valle Ni Almudena, que integra a 90 colectivos, ha señalado que el fallo es una pequeña victoria para el movimiento memorialista, informa Alejandro Torrús.

Muga ha valorado que la decisión del Supremo pone fin a la vergüenza de tener a Franco en el Valle de los Caídos. No obstante, también ha señalado que es solo un primer paso: ahora toca exhumar a Primo de Rivera, a los miles de republicanos allí enterrados y hacer del valle un lugar de memoria, explicaba.

«No nos olvidamos de que España sigue llena de fosas y que las sentencias de muerte siguen siendo legales», sentenciaba.

El Gobierno ejecutará la sentencia sobre  Franco «cuanto antes y de forma discreta»

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, mostró este martes su satisfacción personal y la del propio presidente del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, por la sentencia el Tribunal Supremo que avala el traslado de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos.

Calvo anunció que el Gobierno tiene previsto ejecutar la sentencia «lo más pronto posible» y proceder a la exhumación de los restos de «manera discreta, cuanto antes»; dijo.

Para la vicepresidenta, con esta decisión España pasa «una página durísima» de su historia y, en su opinión, la sentencia es «una dignísima noticia para nuestra democracia»; afirmó.

Calvo indicó que en cuanto se les comunique oficialmente la sentencia se iniciarán los trámites finales para la exhumación que pasan por un nuevo acuerdo del Consejo de MInistros.

La vicepresidenta habló de una traslado casi inmediato porque, según apuntó, es deseable que este asunto, «este lo más lejos posible de la campaña electoral»:

Finalmente, Calvo apuntó que no teme que haya ningún problema con la Iglesia Católica, ya que aseguró que no ha puesto ninguna dificultad hasta ahora y siempre ha dicho que acataría las decisiones.

La vicepresidenta indicó que le comunicó telefónicamente a Pedro Sánchez, que se encuentra en Nueva York, la decisión del Tribunal Supremo y que el presidente puso en valor el trabajo jurídico hecho desde la Vicepresidencia y el proceso garantista que se ha llevado en todo el proceso.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...