El Tribunal de Estrasburgo cuestiona la enseñanza del islam en Turquía

Como nombrar la soga en casa del ahorcado. En la oficialmente laica Turquía, gobernada y presidida ahora por líderes de la órbita islamista, la sentencia hecha pública ayer por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo ha caído como un jarro de agua fría. Los jueces han puesto en solfa el sistema educativo turco, expresamente la asignatura de educación religiosa (islámica), y han abierto la puerta para que tenga que reconocer como una minoría a la comunidad aleví, que es una secta que mezcla tradiciones turcas ancestrales con un somero barniz chií que no incluye ni ayuno ni las cinco oraciones diarias ni la peregrinación a La Meca.
La sentencia se ha dictado en respuesta a una denuncia impulsada por un ciudadano de Estambul que se quejaba de que su hija era obligada a asistir a las clases de religión islámica, lo que a su juicio es incompatible con los valores morales de su familia, que profesa las creencias alevíes. A los niños turcos de origen armenio o de otras iglesias cristianas y a los judíos, se les exime de esta clase de religión desde 1990, por lo que la decisión de los jueces viene a decir que los alevíes deben ser considerados, al menos en el campo de la educación pública, como una confesión distinta a la musulmana suní, lo cual suscitará para el Gobierno de Ankara un gravísimo problema, puesto que constituyen casi el 30 por ciento de la población turca.
Ahora que se temía que el Gobierno de Erdogán pensaba apurar sus poderes para consolidar una reafirmación de las raíces islámicas del país, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el mismo que consideró correcta la prohibición de que las mujeres se cubran con el velo en la universidad, ha puesto las cosas más complicadas en uno de los aspectos más delicados de Turquía. La sentencia llega a decir que el contenido de la asignatura de religión islámica que se imparte en Turquía «no responde a los criterios de objetividad y pluralismo que deben caracterizar a una sociedad democrática». El tribunal también dice que el recurso a eximir a los alumnos de la asignatura tampoco es aceptable, puesto que les obliga a revelar sus creencias religiosas, La sentencia fue adoptada por unanimidad de los siete jueces, uno de ellos turco.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...