El Tribunal de Cuentas denuncia el descontrol de Hacienda sobre los privilegios fiscales de la Iglesia

La Agencia Tributaria considera “no cuantificable” la merma de recaudación que supone el régimen fiscal especial de las entidades religiosas, fundaciones y asociaciones de utilidad pública
El organismo tampoco controla si reúnen los requisitos jurídicos, censales y económicos que les exige la ley para beneficiarse de exenciones de impuestos

El Tribunal de Cuentas ha examinado la gestión que el Gobierno hace de las deducciones y exenciones que aplica al IRPF, el impuesto de sociedades, el IVA, los impuestos especiales y las tasas; es decir, de los incentivos que suponen una pérdida de recaudación. Y concluye que la Administración no lleva a cabo seguimiento alguno de la memoria de beneficios fiscales –los incentivos, deducciones, etcétera– que cada año elabora e incluye en los Presupuestos Generales del Estado.

De forma que el Tribunal de Cuentas ha calculado su cuantía “de manera orientativa” utilizando el importe de las rentas declaradas por estas entidades –están obligadas a hacerlo, aunque luego no tributen por ellas–. El informe advierte de que la estimación puede ser inferior a la real, pero cifra la merma de recaudación para 2015 en un total de 128,41 millones de euros, de los que 123,63 millones corresponden a la exención de rentas y 4,78 millones a la aplicación del tipo reducido del 10%. Fundaciones y asociaciones se benefician de 80,11 millones de euros en descuentos fiscales y las entidades religiosas, 46,44 millones.

Según el informe del tribunal, en 2015 se acogieron a este régimen fiscal especial 14.372 contribuyentes, de los que 11.799 son fundaciones y asociaciones y 1.396, entidades religiosas. Pero, debido a la inexistencia de controles, el órgano fiscalizador cuenta 803 entidades que se aplicaron el régimen fiscal especial y sus exenciones pese a que no se habían constituido con la forma jurídica exigida legalmente.

Seguir leyendo en InfoLibre

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...