El teólogo Hans Küng asegura que no habrá paz entre las naciones «sin paz entre las religiones»

«No habrá paz entre las naciones sin paz entre las religiones». El teólogo Hans Küng hizo ayer en Barcelona una encendida defensa del diálogo y de una «ética mundial» como fundamentos para construir un nuevo orden global que acabe con los errores y los conflictos del pasado y se base en «una política de entendimiento, acercamiento y reconciliación regionales».

Hans Küng también se refirió de nuevo a la polémica que ha precedido su visita a Barcelona después de que el cardenal Ricard Maria Carles le prohibiese la semana pasada hablar en ninguna iglesia de su archidiócesis. «Sería mejor que el cardenal interviniera para convencer a los creyentes para que practiquen», espetó al recordar a Carles que «en España sólo el 11% de los ciudadanos practican los domingos».
El sacerdote suizo-alemán, que se encuentra de gira por España para presentar el primer tomo de sus memorias, Libertad conquistada (Editorial Trotta), acudió a Barcelona para pronunciar una conferencia titulada “La importancia del diálogo interreligioso e intercultural en mi vida”.
Su presencia en Barcelona levantó una enorme expectación. Faltaba una hora para el inicio de la conferencia y la cola se prolongaba desde la puerta del paraninfo de la Universidad de Barcelona hasta el claustro de Matemáticas. Las 600 personas que abarrotaban el paraninfo -muchas de ellas de pie o sentadas en el suelo- recibieron al teólogo con una cálida ovación. Sentado en las primeras filas estuvo el presidente del Parlamento catalán, Joan Rigol.
Küng, profesor emérito de Teología Ecuménica de la Universidad alemana de Tubinga, hizo una intervención en la que subrayó que ha llegado la hora de dialogar y de sentar las bases de «un nuevo modelo político común de cooperación e integración racional capaz de superar pacíficamente conflictos seculares». En su opinión, «no habrá paz entre las naciones sin paz entre las religiones» y «no habrá paz entre las religiones sin diálogo entre las religiones». La Administración que más dificultades está poniendo al «nuevo paradigma» es, dijo, la que encabeza el presidente estadounidense George Bush.
Al referirse a la actitud del cardenal Carles dijo: «Es la primera vez que un obispo me prohíbe hablar en una iglesia, pero es una prohibición inútil, dañina y contraproducente, porque la gente no entiende el porqué». «Sería mejor discutir, pero la jerarquía de la Iglesia sólo es capaz de prohibir», añadió el teólogo, famoso por sus críticas a la curia vaticana.
También insistió en el «alejamiento» que existe «entre la jerarquía eclesiástica y la base». «Los obispos deben elegir entre la curia y el pueblo, y son pocos los que tienen el coraje de hablar de una situación que no es tolerable», dijo. Küng no mostró demasiadas esperanzas en que el sucesor de Juan Pablo II modifique su actitud, aunque se mostró deseoso de que «el próximo Papa abra las ventanas de la Iglesia».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...