El teniente alcalde (PSOE) de Cultura de Córdoba advierte a las cofradías de que deberán ir hacia la autofinanciación

El teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento de Córdoba, David Luque, ha afirmado que entiende la subvención pública que recibe la Agrupación de Hermandades y Cofradías por parte del Ayuntamiento, pues se enmarca “en un proceso en el que hay que ayudar a la agrupación a que toda la carrera oficial la acaben gestionando ellos”, si bien ha advertido que la tendencia en un futuro próximo es “la autofinanciación”.

“Yo creo que en la Agrupación de Cofradías son conscientes, aunque no lo vayan a reconocer nunca pues como colectivo siempre van a querer tener buena subvención, de que la tendencia y lo que se ha puesto encima de la mesa es que vayan hacia la autofinanciación”, ha señalado Luque, que ha añadido que la relación entre el Ayuntamiento y las cofradías vive “un momento de transición” después de que éstas hayan hecho “una inversión” y se haya tenido que aumentar la subvención “para no hacerle una merma”.

Por tanto, ha adelantado que “en no mucho tiempo va a ser al revés” y “va a haber menos financiación pública porque el rendimiento que van a sacar de la explotación de la carrera oficial va a ir aumentando”, ha dicho. El teniente de alcalde de Cultura, no obstante, ha reconocido que en Córdoba se da “un debate ideológico que no hay en Málaga o Sevilla”, y que en esta ciudad “se confronta el laicismo con la tradición y la costumbre y con que se generen ingresos”.

A su juicio, la Semana Santa tiene un componente religioso que llega a un número de personas bastante importante, pero también hay un elemento cultural, un elemento empresarial y económico, pues vive mucha gente de ella. “La Semana Santa en Córdoba, como evento, solamente es comparable a la Feria. Es que mueve a 40.000 personas entre las que se movilizan en procesiones, costaleros, bandas de música, organización… más la gente que le gusta salir a la calle, sea religiosa o no, más la cantidad de turismo”, ha reflexionado Luque.

Respecto al traslado de la carrera oficial al entorno de la Mezquita-Catedral, el teniente de alcalde de Cultura ha afirmado que, “con la perspectiva del tiempo, se ha hecho un buen trabajo”, y ha cavilado que “el cambio en la Carrera oficial no lo podía hacer el PP porque habría sido un elemento de batalla política”. Para el responsable de Cultura, el acierto no es tanto estético, que también, sino que “para la movilidad es más interesante” pues se ha descolapsado la ciudad, que vivía paralizada cuando la Semana Santa era en el centro.

No obstante, ha añadido que “hay que mejorar muchas cosas”. “El aumento de palcos en la Puerta del Puente me parece un error. No los que se han puesto en los raíles, que ahí basta que cumplan con las medidas de seguridad, sino los que están en la Puerta del Puente y quitan una visión muy bonita”, ha manifestado Luque, que ha recordado su papel de mediador entre las cofradías y el Ayuntamiento, y ha reconocido que “el principio fue duro” y “fue ingrato y poco generoso por parte de algunos sectores cofrades”.

Un grupo de nazarenos dentro de la Mezquita Catedral | MADERO CUBERO
Un grupo de nazarenos dentro de la Mezquita Catedral | MADERO CUBERO

Hacia una gestión pública de la Mezquita

Respecto a la titularidad de la Mezquita-Catedral, Luque ha señalado que “hay que buscar fórmulas de gestión en las que las administraciones públicas tengan presencia”, y ha criticado el proceso de inmatriculación del monumento que siguió el Cabildo. A su juicio, sería “muy sano” que todos los actores públicos compartieran la administración de la Mezquita-Catedral y ha criticado el proceso de inmatriculación, ya que, si no se llega a efectúar, “ni siquiera se habría planteado nadie el debate” sobre su titularidad.

“El problema es que, cuando hay una ley que se hace en los minutos de la basura del partido, para conseguir una serie de cuestiones sin sentido, la gente se enfada”, ha añadido el responsable municipal de Cultura.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...