El somatén

El somatén juega un papel importante como policía de las buenas costumbres, imponiendo el comportamiento cívico burgués conservador. Entre otros aspectos perseguían la blasfemia. Algunos obispos de la época como el de Pamplona Mateo Múgica invitaron a sus feligreses y curas a colaborar con el somatén.

Los somatenes fueron adscritos a la vocación de la Virgen de Montserrat, que era la patrona del somatén catalán y siempre acudían a las misas de campaña.

Es una institución catalana, que tenía un carácter parapolicial. Sus inicios están en el sacramental, basado en las recopilaciones realizadas por las Cortes de Cataluña en 1068 y en el usatge (uso feudal) denominado Princeps namque, que regulaba la defensa del Principado de Cataluña y del príncipe, así como la convocatoria a las armas. Estos textos dan al somatén el carácter policial local y militar.

Sin embargo parece ser que esto no fue la verdadera constitución del Somatén que parece haber sido organizado por primera vez por Alfonso I en 1192.

Los miembros del somatén eran todos los vecinos que estuvieran en condiciones de prestar servicio. Todos tenían la obligación de tener armas y cada cierto tiempo eran instruidos militarmente.

Juegan un papel muy importante desde los siglos XII al XV, cuya misión era la defensa de los pueblos contra los bandoleros, hugonotes y piratas.

Durante el reinado de los Reyes Católicos es cuando se constituyó la Santa Hermandad Nueva para el reino de Castilla que, por su eficacia en el robustecimiento de la autoridad real y en el mantenimiento del orden público y de la justicia, se convirtió en el brazo armado más poderoso de Castilla.

La constitución de esta Hermandad se planteó para que fuera una institución nacional y de carácter permanente a diferencia de otras organizaciones anteriores, basadas en la temporalidad y que eran disueltas cuando se acababa el peligro.

Sus funciones están muy bien definidas durante el reinado de los Austrias. Sin embargo, con la llegada de los Borbones a través de Felipe V, tras la derrota de la guerra de Sucesión se produce la promulgación de los Decretos de Nueva Planta, donde el somatén queda suprimido . Esto es debido, a que los somatenes catalanes dirigidos por el general Moragues se enfrento a las tropas borbónicas.

Tras la victoria de los Borbones en 1713, se produce la disolución y se debe:“por los inconvenientes que se han experimentado en los Somatenes y juntas de gente armada, mando que no haya tales somatenes ni otras juntas de gente armada so pena de ser tratados como sediciosos los que concurrieren o intervinieren”.

Fue en 1794, cuando los somatenes son restituidos por el conde de la Unión, debido a la guerra del Rosellón (1793-1795) porque el ejército español estaba teniendo dificultades en esta guerra.

Los somatenes catalanes juegan un papel importante durante la guerra de Independencia (1898), produciéndose fuertes enfrentamientos en Rosas (Gerona), Tarragona y Barcelona.

Los grandes propietarios catalanes reconstituyen los somatenes bajo el nombre de “Somatent Armat de la Muntanya de Catalunya” y ponen como lema de la organización “paz, paz y siempre paz”.

De esta forma, el somatén se convierte en un cuerpo auxiliar de las fuerzas de orden (guardia civil, carabineros….) y cuya finalidad es proteger los intereses económicos de los grandes propietarios.

Con la llegada de la Iª República, este cuerpo es abolido y la entrega de las armas por parte de sus componentes. Esta disolución fue mínima, esto hace que se restablezca inmediatamente para poder así hacer frente a la Tercera guerra carlista . El rey Alfonso XII autorizó la formación de un sólido Somatén general para contribuir a la lucha civil.

El general Martínez Campos ordena la reconfiguración de los Somatenes con carácter permanente, creándose así el“Cuerpo de Somatenes de Cataluña”para contribuir a la lucha civil, publicándose su reglamento el 19 de septiembre de 1875, surgiendo una comisión organizadora y un cuerpo activo y jerarquizado militarmente.

El nuevo reglamento establecía dos clases de somatenes; el Armado, que lo formaban los propietarios y colonos aceptados por la Comisión y por otro lado el General, al que tenían la obligación de acudir todos los vecinos al toque de la campana o requerimiento las autoridades

En 1905 una Real Orden daba a los somatenes el rango de agentes de la autoridad mientras se encontraran de servicio.

A lo largo del final del siglo XIX y los inicios del XX, su acción era seguir las ordenes de las autoridades y apoyar a los grupos ultraderechistas, pues en aquellos años, Cataluña vivía envuelta en graves situaciones económicas y sociales, pues el movimiento obrero y agrario eran muy potentes y estaban alcanzando su máxima expansión bajo la ideología socialista y anarquista, poniendo en cuestión los derechos de las elites.

Los somatenes colaboraron en la detención del famoso pedagogo Francisco Ferrer y Guardia (1909) que estaba acusado de apoyar el atentado anarquista de Mateo Morral contra Alfonso XIII. Es destacable la participación del somatén en la represión de los huelguistas de Alella. Todo esto hace que el somatén deje de contar con el apoyo popular que anteriormente había tenido, por dos motivos, la primera por su acción represiva en las luchas sociales y en segundo por estar siempre defendiendo los intereses de las elites catalanas.

Con la llegada de la dictadura del general Primo de Rivera a mediados de septiembre de 1923, se promulga un Real Decreto por el cual se restaura el somatén y se extiende a toda España. Dicho somatén sería reclutado durante un mes y este reclutamiento sería dirigido por los Capitanes Generales. La organización estaría bajo el control de un General de Brigada.

Este general en su manifiesto al país decía “Somos el somatén de la legendaria y honrosa tradición española y como él traemos por lema: Paz, Paz y siempre Paz” . Queremos un Somatén reserva y hermano del Ejército. Pero más lo queremos para organizar y encuadrar a los hombres de bien y que su adhesión nos fortalezca”.

En el preámbulo de dicho Real Decreto se decía “que el somatén no era una fuerza auxiliar para el mantenimiento del orden público sino también un acicate de los espíritus para estimular la colaboración ciudadana con el nuevo régimen”  Primo de Rivera dice del somatén que “tiene por lema paz, justicia y orden que son los tres postulados de la verdadera democracia”.

¿Quién se puede alistar en el somatén?

Lo varones mayores de 23 años y de probada moralidad. Alistarse en el somatén era la base para el ascenso político en el régimen. Estos defendían determinados intereses de los caciques, por lo que muchos miembros de los antiguos partidos de turno también se alistaron, convirtiendo el somatén en un grupo armado al servicio de los grandes propietarios.

Su estructura queda definida por la Real Orden del Ministerio de la Guerra de 13 de junio de 1924 donde se redacta el Reglamento Orgánico de dicho cuerpo y se mejora con posteriores decretos donde se da a los miembros del somatén los privilegios de los agentes de la autoridad.

De esta forma, lo somatenes logran la exención de las responsabilidades civiles o penales por hechos acaecidos durante el cumplimiento de sus misiones.

El somatén juega un papel importante como policía de las buenas costumbres, imponiendo el comportamiento cívico burgués conservador. Entre otros aspectos perseguían la blasfemia. Algunos obispos de la época como el de Pamplona Mateo Múgica invitaron a sus feligreses y curas a colaborar con el somatén.

Los somatenes fueron adscritos a la vocación de la Virgen de Montserrat, que era la patrona del somatén catalán y siempre acudían a las misas de campaña.

El somatén se convirtió, como dice el historiado González Calleja, “poco a poco en un simple adorno de los fastos del régimen, desfilando con sus distintivos, banderas y armamento en todas las fiestas o conmemoración oficial que se requiriera su presencia”.

Ya dimitido Primo de Rivera, ya en un acto con el somatén Primo de Rivera decía: “El somatén y la Unión Patriótica están perfectamente organizados y tiene tal fuerza de cohesión, tal decisión para actuar noble y ciudadanamente, que no creo ya que con la existencia de estas entidades puedan volver a España días de turbulencia, de inquietud y de zozobra, como los que hemos conocido”.

Con la llegada de la II República en abril de 1931 los somatenes son disueltos. Sin embargo en 1934, durante la II República fue nuevamente restituida bajo el gobierno de la derecha, pero vuelve a ser disuelta en septiembre de 1935 con la llegada al poder republicano del Frente Popular.

Nuevamente se restablece con el inicio de la guerra civil. Sin embargo, en 1939 vuelve a ser disuelto, pero en 1945 Franco vuelve a reorganizar el somatén bajo el nombre de“Somatén Armado” y su finalidad es colaborar con la guardia civil para sí hacer frente al maquis y a las organizaciones obreras clandestinas del momento.

somatenes7

Este somatén franquista tenía asignados fusiles en los puestos de la guardia civil e incluso licencia de armas cortas. Nunca podían actuar en solitario, siempre acompañados por la guardia civil.

La historia del somatén acaba con la llegada de la democracia a España en 1978.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...