El silencio de muchos evangélicos estadounidenses frente a las separaciones familiares de Trump

Michelle Boorstein y Julie Zauzmer han escrito un artículo para el Washington Post en el que critican el silencio de muchos pastores evangélicos frente a las acciones de Trump en el que se separaban los niños de padres inmigrantes al ser separados al cruzar la frontera sur de Estados Unidos.

Una excepción fue el pastor Brent Gentzel, votante de Trump, que calificó como  «miserable» esta política. Además de esta condena Gentzel y un grupo de pastores locales han viajado con jóvenes de su congregación a Alemania para ser voluntarios con jóvenes refugiados sirios.

Sin embargo, éstas declaraciones fueron minoritarias en el mundo cristiano. No ha habido una condena total de la política de inmigración de la administración Trump por parte de Gentzel, quien votó por el presidente, como lo hizo la gran mayoría de sus feligreses.  Mucho menos por los demás cristianos conservadores para quienes sus mayores preocupaciones pasan por lo que llaman libertad religiosa en relación con el matrimonio y el aborto.

«Hay años de frustración reprimida que este problema no se resuelve. La esperanza de que alguien finalmente pueda establecer que volveremos a ser una nación de leyes es súper atractiva, incluso si el portavoz no es el favorito de nadie «, dijo Gentzel sobre la administración de Trump. «Cuando alguien levanta una mano para decir: ‘Tenemos que arreglar el lado legal’, hay un lado que grita: ‘Eres racista».

En una encuesta realizada en Washington Post-ABC en enero, el 75% de los cristianos evangélicos blancos calificó de «positiva la represión federal contra los inmigrantes indocumentados», en comparación con el 46 por ciento de los adultos estadounidenses en general y el 25 por ciento de los cristianos no blancos.

Russell Moore, líder del brazo político de los Bautistas del Sur, ha denunciado las separaciones familiares. Pero Moore, que criticó a Trump durante toda su campaña, es una figura ridiculizada por muchos bautistas, que lo ven como un traidor a la causa conservadora. La controversia sobre la inmigración es solo la última ronda en la guerra civil interna de los evangélicos por cuestiones morales.

Rob McCoy, un pastor evangélico en Thousand Oaks, California mostró bien este aspecto conservador cuando dijo respecto a la citación de la Biblia por el fiscal Sessions; «Es interesante cómo, de repente, los Estados Unidos se vuelven bíblicos, pero nos olvidamos del matrimonio y el aborto «. Y ahí tenemos lo que parece ser que es lo único de moral que les importa a los cristianos en su mayoría: el control de la sexualidad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...