El rey solo se inclinó ante varios prelados de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa

La celebración oficial del día de la Fiesta Nacional tuvo tras el desfile militar su continuación en el Palacio Real de Madrid. Los reyes Felipe y Letizia recibieron a 1.300 invitados entre representantes institucionales, militares y personas del mundo de la empresa, la cultura y otros ámbitos de la sociedad.

Muchos de los invitados eran representantes de instituciones: ministros del Gobierno, portavoces parlamentarios, presidentes de comunidades autónomas, mandos militares, de la Policía y de la Guardia Civil, miembros del Consejo de Estado (como el ex jefe de la Casa, Alberto Aza), del Tribunal Supremo y del Tribunal Constitucional… Además de una larga hilera de embajadores y otros miembros del cuerpo diplomático acreditado en España.

El director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, dejó una escena llamativa al saludaron a los reyes de forma especialmente protocolaria. Sanz Roldán, que fue Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), prácticamente se cuadró al modo militar delante del rey e inclinó significativamente la cabeza.

De forma similar, casi cuadrándose e incluso con un taconazo, saludaron a Felipe VI algunos otros asistentes: el duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo; el duque de Calabria (primo segundo del rey), Pedro de Borbón-Dos Sicilias; y el ex ministro socialista del Interior, José Luis Corcuera.

Por su parte, don Felipe se inclinó también para saludar a varios prelados de la Iglesia Católica y también ante dos clérigos de la Iglesia Ortodoxa en España.

rey-se-inclina-ante-el-obispo

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...