El rey saudí Abdalá impide castigar a una periodista con latigazos por participar en un programa sobre sexo

El rey de Arabia Saudí anuló el castigo de 60 azotes a una periodista acusada de participar en un programa de televisión en el que un hombre saudí habló públicamente de sexo. Antes, un tribunal penal de Yeda había condenado a la periodista Rosana al Yami a esta pena. Aunque ni siquiera se había demostrado su participación en el programa, el juez había dictaminado la sentencia para disuadir a otros. En esta ocasión, la presión internacional y la relevancia mediática del caso ha llevado al rey saudí a intervenir.

Según informan varios medios saudíes y árabes, Al Yami fue acusada de trabajar sin licencia en el programa ´La Oscura Línea Roja´, que emitió el canal libanés de capital saudí LBC. Sin embargo, el juez determinó que la acusada no había participado directamente en la elaboración del programa, a pesar de que el fiscal le había acusado durante el proceso de colaborar a través de internet.

El pasado mes de julio, el saudí Mazen Abdel Yawad apareció en una emisión de ´La Oscura Línea Roja´, en la que relataba cómo era su vida sexual en su ciudad natal de Yeda, en Arabia Saudí. Abdel Yawad fue juzgado y condenado a cinco años de prisión y 1.000 latigazos. Además, las oficinas del canal libanés en el reino saudí fueron clausuradas y sus equipos confiscados. Las intimidades de Yawad, que entre otras cosas contaba ante las cámaras como conocía a chicas en Yeda y mostraba algunos objetos sexuales, soliviantaron a la conservadora sociedad saudí.

En los meses que siguieron a la emisión del programa decenas de ciudadanos presentaron denuncias particulares contra lo que consideraron una apología del pecado y un atentado contra la moral y los principios religiosos.

EL REY ´SALVA´ A LA PERIODISTA
Al Yami sería la primera mujer saudí sentenciada a los azotes. El sábado dijo que a pesar de que los cargos en su contra fueron desechados, el juez la sentenció como una manera de disuadir a otros. El rey anuló la sentencia y ordenó que el caso de al Yami y el de otra periodista, una mujer embarazada que también está acusada de participar en el programa, fueran referidos a un comité del ministerio de Información, explicó este lunes a The Associated Press el portavoz del ministerio de Información, Abdul Rahman al Hazza.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...