El rector de Lourdes obra milagros con su salario

La fiscalía investiga el origen de 427.000 euros en la cuenta del canónigo

A menos de dos meses de la visita del papa Benedicto XVI al Santuario de Lourdes, la gestión del negocio que cada año generan los más de seis millones de peregrinos que acuden con la esperanza de sanar de sus dolencias está siendo investigada por las autoridades francesas. El protagonista es el padre Raymond Zambelli, de 65 años, rector de los santuarios de Lourdes desde 2003. La fiscalía francesa ha abierto una investigación para esclarecer el origen de los 427.000 euros que guarda en una de sus cuentas corrientes. El padre Zambelli tiene un sueldo anual de 8.700 euros, vivienda y manutención aparte.

El asunto ha salido a la luz a través del semanario Le Canard Enchaîné. A finales del pasado mayo, los inspectores de Tracfin -el servicio del Ministerio de Finanzas dedicado a combatir el blanqueo de dinero y las transferencias sospechosas- pusieron en conocimiento de la fiscalía que Zambelli podría haber desviado donaciones hechas por los peregrinos. En el Ministerio de Justicia saltaron todas las alarmas. Benedicto XVI tiene previsto llegar a Lourdes el próximo 13 de septiembre y no sería la fiscalía la que "estropeara la fiesta" deteniendo e interrogando al rector del Santuario. La ministra de Justicia, Rachida Dati, tomó cartas en el asunto: la consigna recibida por el fiscal de Tarbes fue de "no hacer olas en la piscina milagrosa", siempre según Le Canard Enchaîné. No obstante, una investigación preliminar ha sido confiada a la policía judicial.

El fiscal general de Pau habría propuesto a la ministra de Justicia que el interrogatorio de Zambelli se posponga hasta "después del viaje del Papa", según fuentes periodísticas. "Un asunto abierto a finales de mayo tiene muy pocas posibilidades de salir antes del otoño", precisan fuentes del Ministerio de Justicia, que niegan haber dado instrucciones de ningún tipo al ministerio fiscal.

Ante la difusión de estas noticias, el padre Zambelli convocó a la prensa para explicar la procedencia del dinero encontrado en su cuenta corriente. Una parte, dijo, proviene de la venta de una casa donada en 1980 al santuario de Lourdes por una persona "piadosa", cuyo montante ha generado mensualmente "una suma equivalente a 5.000 francos (760 euros) durante 23 años". Además, el rector aseguró que desde que llegó a Lourdes, hace cinco años, ha recibido "gratificaciones" procedentes de los fieles, así como ingresos por pronunciar conferencias por un montante de 20.000 euros al año.

Su superior, el obispo de Tarbes y Lourdes, Jacques Perrier, salió en su apoyo indicando que cree en la "buena fe" de su colaborador. "No ha habido ni malversaciones ni desvíos de fondos", aseguró. "El padre Zambelli seguirá en su puesto", zanjó.

Raymond Zambelli es un especialista en la monja carmelita Teresa de Lisieux, canonizada como Santa Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz, una de las tres únicas mujeres reconocidas como doctoras de la Iglesia. Entre 1986 y 1991 fue capellán del santuario de Lisieux y escribió hasta cinco libros sobre esta mujer que, a mediados del siglo XIX, prefiguró el modelo de vivencia religiosa que considera que la santidad se puede alcanzar en las pequeñas tareas cotidianas, más que en los grandes actos heroicos.

El monto del dinero en posesión del canónigo, inferior al medio millón de euros, no es una cantidad demasiado elevada en una diócesis cuyo presupuesto anual se eleva a 23 millones, la mitad de los cuales proceden de las donaciones de los fieles. Además, Lourdes genera numerosas actividades económicas: hoteles, residencias, restaurantes, el cuidado de los enfermos, todas ellas remuneradas, que están gestionadas por estructuras autónomas.

El santuario de Lourdes recibe cada año a seis millones de personas atraídas por las cualidades curativas de la fuente, ahora convertida en una serie de piscinas. La fuente original es la que hizo brotar con sus manos Bernadette Subirous, la adolescente de 14 años que aseguró haber visto a una "muchacha vestida de blanco" que le decía "yo soy la Inmaculada Concepción", hace 150 años. La Iglesia ha reconocido oficialmente 66 milagros, el último en 1999, de una mujer que padecía esclerosis múltiple. Ingrid Betancourt, la política colombiana que ha permanecido más de seis años secuestrada por los guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), rescatada hace diez días, fue ayer a Lourdes para cumplir la promesa que hizo durante su cautiverio.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...