El rector de la UNAM aboga por una enseñanza en valores, laica y cercana a la sociedad

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Narro, ha abogado hoy por una enseñanza que dé prioridad a los valores, laica para respetar todas las creencias y que esté "comprometida con la sociedad".

Narro ha ofrecido hoy una rueda de prensa en Oviedo antes de recoger mañana viernes el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades en un acto que se desarrollará en el Teatro Campoamor.

El rector de la universidad americana ha reseñado que esta distinción premia a una institución como la UNAM que "siempre ha apostado por los valores" y reconoce la "solidaridad de un país con un grupo extraordinario de españoles que en una situación compleja en su patria decidieron emprender el camino hacia México".

Ha agregado que este galardón llega en "un momento muy oportuno, en este mundo contemporáneo en el que se está olvidando la importancia que tienen los valores y en el que con frecuencia se piensa que lo material es lo trascendente".

"El conocimiento, el desarrollo de la cultura, el avance, la investigación y la búsqueda de justicia y de la belleza son algunos de los múltiples valores laicos que en una institución como ésta se han impulsado", ha recalcado.

El rector mexicano ha dicho que el laicismo es "imprescindible" en las universidades públicas, ya que "garantizan la libertad de creencia".

"El laicismo no se opone al pensamiento, al credo individual, y, en cambio, es una cobertura colectiva para asegurar las libertades individuales de credo", ha subrayado.

En su opinión, hay que saber diferenciar lo que tiene que ver con las creencias personales y lo que se refiere al conocimiento, y por ello apuesta por que las universidades públicas sean laicas y que "estimulen esa parte de las libertades de los seres humanos que tienen que ver con la libertad de creer, de pensar o al mismo tiempo de no creer".

A su juicio, una universidad tiene "un enorme compromiso con la sociedad en la que se está desarrollando" y sus dirigentes deben saber "estimular" el equilibrio que permita no perder esa capacidad crítica y, al mismo tiempo, cumplir con una tarea de orden académico.

En este sentido, Narro aboga por que los estudiantes mantengan el espíritu crítico, contestatario, propio de su edad, "más hoy en día en que hay que retar lo que está establecido, lo que parece ser inmutable, y censurar y no aceptar modelos que aparentemente están ahí para siempre" y que, en su opinión, "no se han producido a lo largo de la historia de la sociedad humana".

Para el rector, "el secreto está en cómo combinar esa capacidad crítica con la tarea central de desarrollar una vida académica para formar profesionales, desarrollar nuevos conocimientos, realizar investigaciones y traer los beneficios que supone un universitario para la sociedad".

La Universidad Nacional Autónoma de México fue fundada hace casi un siglo, es la mayor institución educativa de habla hispana y fue galardonada por su modelo formativo, su repercusión en la vida social y cultural de Hispanoamérica y la generosidad con la que acogió a los intelectuales españoles exiliados tras la Guerra Civil.

Está formada por 360.000 estudiantes y académicos y de sus aulas han salido tres premios Nobel: Octavio Paz, Alfonso García Robles y Mario Molina.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...