El rector de la Complutense se plantea cerrar las capillas de todas las facultades

Los acuerdos universidad-arzobispado no pasan por su mejor momento: el actual rector de la Universidad Complutense, el economista Carlos Berzosa, realizaba hace poco unas declaraciones en un «chat» con alumnos en el que reconocía no estar de acuerdo con la existencia de capillas en el ámbito de la Facultad.

Los miembros de pastoral universitaria han confirmado a LA RAZÓN que no sólo «molestan» las capillas, sino que también la cátedra de teología resulta incómoda al equipo de gobierno universitario. Ahora toca renovar el convenio, y los próximos meses serán decisivos.

El pasado 27 de octubre, el diario digital «Campusenred» inauguraba sus «chats» con personalidades invitando a Carlos Berzosa, catedrático de economía, y «rector de izquierdas» ¬como a él le gusta definirse¬ de la Universidad Complutense de Madrid. Durante la charla con los estudiantes, una alumna hizo una pregunta sobre las capillas y la expresión de la fe en la universidad, a lo que el rector respondió, clara y abiertamente: «Considero que la universidad es una institución laica y que, por tanto, no debe dar cabida a ninguna religión si bien, por el pasado, la UCM tiene capillas católicas, pero eso creo que no es lo deseable. Respetando a todos, creo que la religión debe de profesarse en las respectivas capillas o iglesias, fuera de su ámbito».

   Convertidas en aulas. La declaración de Berzosa no resulta novedosa para los encargados de pastoral universitaria. «No hay capilla en todas las facultades. Pero las que hay podrían acabar convertidas en salón de actos, aulas o laboratorios», explica Rosa María de la Cierva, secretaria de provincia eclesiástica del arzobispado de Madrid y encargada de canalizar todo lo referente a los convenios con las diversas facultades. «En realidad, ningún rector quiere dar una sensación de querer cargarse las capillas y las cátedras de teología, pero está claro que tampoco lo quieren potenciar», afirma. «Berzosa es un catedrático de Izquierda Unida, y está claro que ellos mantienen esa postura. Es un asunto difícil, hay que moverse con respeto y discreción, pero, en cualquier caso, nos ampara el derecho constitucional», asegura.

   Rafael Hernando es capellán del campus de Somosaguas. «Me llama la atención ese argumento de que la universidad es laica ¬sostiene¬; el Estado español es aconfesional, que no es lo mismo que laico. Aconfesional quiere decir que no tiene una religión oficial, y que por tanto, todas pueden expresarse libremente y por igual. ¿Por qué no vamos a poder seguir haciéndolo?», se pregunta. «En Somosaguas la capilla es muy frecuentada por alumnos, profesores y personal de servicio. La capilla no solo es un centro de culto, sino un lugar con una dimensión cultural muy importante, donde se atienden todas las dimensiones humanas. En la capilla también se les enseña a vivir», afirma Hernando.

   Cátedras de Teología. La situación de las cátedras de Teología también es preocupante. En la UCM ya han dejado de pagar a los profesores. «Cuando hablan con ellos les dicen que es por falta de medios, que no hay dinero», explica De la Cierva. «Es algo llamativo: en Alemania, por ejemplo, todas las facultades cuentan con una cátedra de Teología, porque saben que es una ciencia profundamente relacionada con la cultura de todos los pueblos. No comprendo por qué aquí es causa de conflicto, pero seguiremos trabajando por que se mantenga», continúa. En el resto de las facultades madrileñas, las cosas siguen caminos distintos y, en algunos casos, la situación es muy diversa. «Utilizando una expresión que se ha puesto muy de moda, todo depende del talante de cada rector y de sus decisiones personales», concluye De la Cierva.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...