El Ramadán afecta también al fútbol

Correr y sudar, pero no beber: algunos de los futbolistas musulmanes presentes en el Mundial comenzaron ayer el Ramadán, un mes de ayuno que crea un dilema a muchos. Es la primera vez que el Ramadán coincide con un Mundial desde México 1986.

Durante dicho mes, los musulmanes no pueden comer ni beber desde el amanecer hasta el anochecer. Tampoco fumar y mantener relaciones sexuales.

"Yo no puedo unirme porque estoy trabajando. Lamentablemente, no es una opción para mí", dijo Mesut Özil, alemán de ascendencia turca que ya adelantó antes de que empezase el Mundial que no podría celebrar el Ramadán. Özil no es el único con este dilema religioso. El francés Karim Benzema, el suizo Xherdan Shaqiri o los belgas Marouane Fellaini y Moussa Dembele también son musulmanes creyentes.

Un portavoz del equipo suizo anunció que ningún jugador ayunará durante el Mundial. En la selección gala tampoco está previsto que algún integrante cumpla con los preceptos.

En el conjunto argelino la situación es distinta. Para ellos, que sorpresivamente avanzaron a los octavos de final y mañana se medirán a Alemania, la religión juega un rol muy importante. "Este éxito es para los argelinos de todo el mundo, para todos los árabes y todos los musulmanes", dijo el delantero Sofiane Feghouli, quien, al igual que muchos compañeros, reza antes de cada partido.

El Corán establece excepciones. Según el libro sagrado del Islam se permite romper el ayuno a "quien estuviese enfermo o de viaje", aunque deberá reponer posteriormente los días no ayunados.

La decisión, en última instancia, depende de cada jugador y de su conciencia, señaló el teólogo y presidente de la organización turca islámica Ditib, Izzet Er. "Los jugadores saben qué hacer con las reglas del Corán", subrayó.

No obstante, las opiniones difieren en cuanto a los efectos para la salud, incluso dentro de la FIFA. Su director médico, Jiri Dvorak, no cree que haya desventajas para los musulmanes durante el Mundial, mientras que su colega Michel D'Hooghe no recomienda el ayuno: "Si yo estuviera a cargo de los jugadores, meditaría la posibilidad de una excepción", enfatizó.

"Tengo el mayor respeto por las creencias religiosas de cada jugador", agregó el miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, pero desde "el punto de vista puramente médico" es más saludable mantener durante este tiempo una ingesta regular de alimentos.

Los jugadores musulmanes que opten por ayunar lo tendrán algo más fácil en Brasil: las 11 horas entre el amanecer y la puesta del sol, por ejemplo en Río de Janeiro, significan unas cinco horas menos de ayuno todos los días en comparación con los países europeos.

futbolistas musulmanes

Archivos de imagen relacionados

  • futbolistas musulmanes
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...