El rabino de Venecia acusa al Papa de romper con los judíos

La oración en latín del Viernes Santo enrarece la relación interconfesional

A pocos días vista de la tradicional Jornada sobre el Hebraísmo organizada por la Iglesia católica italiana, convocada para el 17 de enero, un destacado representante de la comunidad judía ha vuelto a airear sus diferencias con Benedicto XVI. Esta vez se trata del rabino de Venecia, Elia Enrico Richetti, quien no ha vacilado a la hora de dejar dicho por escrito que, con sus decisiones, el Papa alemán está desandado el camino de diálogo emprendido por ambas confesiones en los últimos 50 años.

POLÉMICA
Richetti –en una nota enviada a la revista Popoli, que editan los jesuitas italianos, en la que explica las razones por las que los judíos han decidido dar la espalda a la celebración de la jornada– acusa al Papa de haber enrarecido el ambiente con la recuperación del misal previo al concilio Vaticano II, que incluye la plegaria del Viernes Santo donde los católicos ruegan por la conversión de los judíos al cristianismo.
El misal anterior al concilio calificaba a los judíos de "pérfidos". Juan XXIII eliminó esa expresión y, en 1969, después de que entrará en vigor el nuevo misal surgido del Vaticano II que arrinconó el antiguo, la plegaria cayó en desuso. La situación cambió cuando Joseph Ratzinger, deseoso de reintegrar a las huestes integristas del arzobispo cismático Marcel Lefebvre al redil de la ortodoxia, rehabilitó el uso del viejo misal para disgusto de los judíos.
Para aplacar su malestar, Benedicto XVI rectificó y dispuso que la plegaria en latín del Viernes Santo se modificara y se eliminará la frase en la que pide por la conversión del pueblo judío. Estos, sin embargo, no se han dado por satisfechos, ya que se ha mantenido la expresión "recemos por los judíos". Así, el presidente de la Asamblea Rabínica Italiana, Giuseppe Laras, ya avanzó en noviembre que no festejarían con los católicos la Jornada del Hebraísmo.
A esa desavenencia entre ambas comunidades se añade la surgida en los últimos meses a raíz de la pretensión del Papa de beatificar a Pío XII, a quien los judíos acusan de haber mantenido una actitud tibia con el holocausto.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...