El pueblo aclama a la Fuencisla

COMENTARIO: ELnacional catolicismo medieval que vive cada pueblo y ciudad, al amparo y patrocinio de las autoridades locales, no tiene color político. El confesionalismo unido al electoralismo hace que sea igual un alcalde del PP, como en Granada,  que uno del PSOE come es en este caso. Al "fervoroso" acto acudieron todas las autoridades de la ciudad, vulnerando como siempre el principio de laicidadad y aconfesionalidad de nuestra Constitución. Unos y otros consienten esta alianza del trono y el altar para mutuo provecho y privilegio de la santa madre iglesia y de las autoridades.

Tarde noche de homenaje a la Patrona y jornada de fe por las calles de Segovia. Con el buen tiempo como principal aliado, la Virgen de la Fuencisla pudo realizar sin mayores complicaciones, y rodeada siempre de público, su tradicional viaje hacia la Catedral. Este año la meteorología respetó y bajo un cielo de idéntico color al nuevo manto de la Virgen, todos pudieron disfrutar de la Patrona sin necesidad de estar pendiente de alguna nube traicionera.
Los segovianos recibieron con la devoción, fidelidad y el respeto de siempre a la Virgen de la Fuencisla. Como cada año, salió desde el templo del mismo nombre en dirección a a ciudad. Despedida a la salida del santuario con pétalos de rosa, la Patrona estrenaba un manto decorado por el pintor Lope Tablada. La nueva vestimenta, azul celeste, estaba adornada por el dibujo de varias rosas y diminutos ángeles. Fue la principal novedad.
En torno a las 18:30 horas, la imagen inició su camino hacia el centro de la capital. Le esperaban dos horas de travesía en las que, una vez dentro del casco histórico, empezó a rodearse de más y más devotos. Mientras, en la Plaza Mayor, los militares hicieron acto de presencia. Sobre las ocho de la tarde habían formado debidamente para rendir honores a la patrona, que ostenta el rango de capitán general desde 1941.
Entre las autoridades, que nunca faltan a este tipo de citas con su pueblo y con la fe de sus vecinos, estuvieron entre otros el alcalde Pedro Arahuetes; la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, y el presidente de la Diputación Provincial, Francisco Vázquez . Con todos los cargos públicos a las puertas del Consistorio, puntual a su cita, la Virgen entró en la Plaza Mayor por la calle Cronista Lecea sobre las 20:30 horas.
La imagen hizo parada frente al Ayuntamiento, donde autoridades y un centenar de artilleros la esperaban. Una vez allí, interpretaron la 'Marcha Real', y la Asociación Cultural Grupo de Danza La Esteva acogió con un baile tradicional a la Patrona. Se había hecho ya de noche cuando la Virgen recorrió los pocos metros que separan el Ayuntamiento de la Catedral.
Una gran cantidad de personas estuvo esperando durante mucho tiempo a la imagen junto a las vallas que delimitaban el recorrido. Desde varios minutos antes, centenares de fieles llenaron el tramo final del camino. Muchos de ellos quisieron también entrar en la catedral. Allí fue accediendo la carroza escoltada por las damas y por varios fieles que portaban unas pequeñas velas que dotaron de mayor solemnidad si cabe al acto.
En la Catedral
Una vez en el interior, los cofrades desmontaron el decorado del vehículo en el que la Virgen realizó su particular viaje. Los centros de flores los fueron colocando en el altar mayor, donde ya estaban el obispo, Ángel Rubio,y demás miembros del Cabildo. Con mucho mimo, un cofrade bajó a la Patrona para que otros la prepararan para su trayecto final hasta el altar. El camino se hizo con lentitud por la gran cantidad de personas que quisieron entrar en el seo.
Entre cánticos y las últimas ovaciones, los cuatro encargados de portar a la Virgen alcanzaron el altar. Allí fue donde el obispo de Segovia y los bomberos, recibieron la imagen. Estos últimos se encargaron de colocarla en su privilegiado acomodo con la ayuda de una escalera. Incitados por Ángel Rubio, los fieles acompañaron con cánticos el ascenso de la Virgen al retablo. «No nos abandones», le pidieron. Con todo ya preparado, comenzó la eucaristía. Faltaron medios en la catedral para poder dar asiento a todos los segovianos que acudieron al templo el día de la visita de la patrona.
Desde su nueva estancia, en el centro del altar mayor, presidirá durante los próximos nueve días los actos religiosos que se celebrarán en su honor. El Novenario, como así se conoce a esta serie de rituales, comienza hoy con las primeras eucaristías a las 7:00 horas, 10:00, 11:00 en horario de mañana. Mientras que a las ocho será la misa de por la tarde. Este día inicial de celebraciones será en honor a Caja Segovia y la Asociación de Amas de Casa María del Salto.
Algo más de una semana de estancia le espera a la Virgen antes de su regreso, que acostumbra a ser igual o más multitudinario, al que es su aposento habitual. El día 25 será cuando la Patrona abandone la Catedral y vuelva al santuario de la Fuencisla.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...