El PSPV pide a la Iglesia que ceda bienes para uso público para «compensar» las ayudas

«Es una cuestión de justicia retornar parte de esas ayudas en patrimonio» Reclama que ceda al Consell los bienes eclesiásticos no destinados al culto Recuerda que el Consell ha destinado 150 millones a rehabilitación en 12 años

El portavoz de Cultura del Grupo Parlamentario Socialista de las Corts Valencianes, Juan Soto, ha apostado por impulsar una "nueva desamortización cívica" que permita el uso público del patrimonio de la Iglesia como "compensación por las ayudas recibidas de la Generalitat". El parlamentario ha propugnado un "acuerdo equilibrado, y amistoso, que interesa a todos, es un acuerdo de interés mutuo".

Para llevar a cabo esta "desamortización cívica", a juicio de Soto, lo primero que "habría que hacer es un inventario actualizado de los bienes patrimoniales de la Iglesia para poder valorar cuántos de ellos podrían destinarse a patrimonio público de uso cívico y cultural para la ciudadanía, a través de un convenio".

"Ya existen numerosos ejemplos de patrimonio religioso excedentario destinado a coger usos culturales, civiles o sanitarios, como la iglesia de Sant Miquel de Morella, que es un centro sanitario; incluso la propia Iglesia no ha tenido ningún problema en reconvertir la iglesia Sant Carles Borromeu de Valencia en sede de la Universidad Católica", ha señalado.

'Es una cuestión de justicia y solidaridad'

Soto ha defendido que "es sensato y de sentido común que la Iglesia entregue y compense con el destino para uso público y disfrute de los ciudadanos por el dinero recibido de los impuestos de todos los valencianos y valencianas".

"Es una cuestión de justicia y solidaridad retornar parte de esas ayudas en patrimonio, que no está destinado al culto, para nuevos servicios públicos. Es además ahorrar inversión pública y generar nuevas utilidades", ha explicado.

En este sentido, ha informado de que ha presentado una Proposición no de Ley (PNL) para que el Consell, a través de la Conselleria de Turismo, Cultura y Deporte, impulse un diálogo que permita "un acuerdo equilibrado", en virtud del cual la inversión pública en materia de rehabilitación patrimonial obtendría un retorno para la Generalitat Valenciana en patrimonio eclesiástico, no destinado al culto, para el uso cívico y cultural de la ciudadanía.

Soto ha manifestado que pretende "abrir un debate sobre el uso de los bienes eclesiásticos que reciben ayudas públicas para su rehabilitación y conservación. Una iniciativa que entronca con lo que se hace en Europa y otros países". Se trataría de plantearse "ayudas condicionadas", ha asegurado.

"Es incuestionable que la Iglesia tiene dificultades para conservar y rehabilitar el enorme patrimonio del que dispone. En los últimos 12 años, las administraciones públicas y la Generalitat Valenciana en particular ha destinado a la rehabilitación y conservación del patrimonio religioso más de 150 millones de euros, "pagados con el dinero de todos los ciudadanos", ha insistido el parlamentario.

Pérdidas de 17 millones de euros

Asimismo, el diputado socialista ha calificado la situación económica de la Fundación Luz de las Imágenes como de "quiebra", ya que en la actualidad tiene unas pérdidas acumuladas que ascienden a más de 17 millones de euros. De hecho, la cuenta general de la Generalitat correspondiente a 2011 dice textualmente 'situación económica insostenible'. Este "patrimonio neto negativo de 17 millones lo tendrá que asumir el 'Holding Cultural", ha apuntado.

Soto ha criticado "la negligencia y responsabilidad directa" de la consellera de Cultura, Lola Johnson, en la gestión económica de esta fundación y ha añadido que los gastos financieros se han incrementado un 91%, respecto al presupuesto inicial de 2.011, y que los intereses de demora han aumentado hasta los 457.000 euros, 217.000 euros de más.

Igualmente, ha desvelado que "la Conselleria de Turismo, Cultura y Deporte se comprometió a pagar los intereses pero no lo hizo, como tampoco sufragó las cuotas de amortización del préstamo de 12,6 millones de euros que la fundación tuvo que pedir al Instituto Valenciano de Finanzas en 2.009".

El portavoz de Cultura ha añadido que los impagos a proveedores ascienden a más de 7 millones de euros y que los intereses de demora por no atender esos pagos suman 810.830 euros.

Igualmente, ha hecho hincapié en la aportación fundacional de distintos organismos cuando se creó en 1.999: la Generalitat aportó 30.000 euros; RTVV, 6.000 y el Arzobispado de Valencia, tan solo 6 euros. Según las cuentas a fecha del año 2011, esta fundación había recibido para restaurar más de 93 millones de euros, con más de 2.800 obras y más de 52 inmuebles restaurados.

Sobre el 'Holding Cultural', CulturArts, Soto ha manifestado que "no se sabe qué presupuesto tiene ni qué contenidos ofrecerá" y ha mostrado su preocupación por que detrás de este "nombre pomposo se esconda una cortina de humo para tapar la miseria presupuestaria, la mediocridad y seguir manteniendo el clientelismo". "Es un trampa engañosa para ocultar las políticas culturales" del PP, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...