El PSOE elaborará un manual municipal de prácticas religiosas

La excusa para sustituir la religión por el Estado es que en España hay cientos de confesiones y es preciso ordenar el desbarajuste que provocan.

La ley de “libertad” religiosa que el gobierno socialista quiere imponer, y que la Fundación Pluralismo y Convivencia ha recibido el encargo de agilizar, obligará a los ayuntamientos a disponer de manuales de prácticas religiosas.

El director de esta guardia de corps del laicismo, José Manuel López, aseguró ayer en Zaragoza que los municipios dispondrán de once guías “de adaptación técnica” para que los ayuntamientos puedan saber cómo comportarse ante la fe de sus vecinos.

La excusa del laicismo es nuevamente la supuesta multitud de religiones que practicamos los españoles. Gobierno y terminales laicistas lo llaman “diversidad”, y es una forma de vender la pestilente y reaccionaria mercancía del control de las creencias de los ciudadanos.

López participó en una reunión de cargos electos aragoneses y funcionarios locales y autonómicos organizada por la Dirección General de Participación Ciudadana, la Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias y la Fundación Pluralismo y Convivencia, para difundir la idea de un manual de buenas prácticas que garantice “la cohesión social y el pluralismo”.

Según la mencionada Fundación socialista, solo en Aragón hay 150 comunidades religiosas, y en esa cifra, por supuesto, no están incluidos los católicos. Por ello, ante un dato semejante, hasta el alcalde más espabilado pediría, no ya once, sino todos los manuales habidos y por haber.

Los mencionados manuales contendrán instrucciones precisas para intervenir en asuntos  como entierros, apertura de templos, educación, orden público o política social. Es decir, las autoridades locales dispondrán de un amplio abanico de excusas para intervenir en las creencias de los ciudadanos.

Trileros

¿Hay 150 comunidades religiosas diferentes en solo tres provincias, que no se cuentan precisamente entre las más pobladas de España?

Estamos ante un juego de trileros. Solo que en esta ocasión, en lugar de una bolita hay trescientas. Con la “libertad” religiosa que quiere imponer el gobierno del PSOE se está aplicando el mismo método-excusa que con la imposición lingüística:

– Como se hablan muchas lenguas debido a la inmigración -argumentan los totalitarios-, no podemos exigir el conocimiento del español a los recién llegados, hagamos pues todas las lenguas iguales.

Y a continuación suprimen el español de las escuelas, de los medios de comunicación y de la vida pública. Este es el atajo que está utilizando la Fundación Pluralismo y Convivencia y su gobierno: considerar religión a cualquier cosa y prescindir de las creencias reales de los ciudadanos.

El objetivo último de esta ley, sustituir esas creencias por el poder del Estado, se hace transparente a través de medidas y argumentos como los anunciados ayer en Aragón por el director de la Fundación Pluralismo y Convivencia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...