El PSOE defiende al Alcalde de Oviedo y argumenta que comer con el Arzobispo las fresas en el Corpus «es una tradición

Los socialistas advierten a IU de que el acuerdo del tripartito sobre la laicidad «no puede colisionar con las buenas relaciones institucionales del Ayuntamiento»

El grupo municipal del PSOE ha defendido hoy la postura del alcalde, Wenceslao López, de mantener la invitación al Iglesia para degustar las tradicionales fresas del Corpus, a pesar de las críticas recibidas por parte de la oposición y de IU, uno de sus socios en el tripartito local. Y todo ello después de que el Arzobispado suspendiera el tradicional caldo de Domingo de Ramos para evitar que se repitiera el plantón del año pasado por parte de los tres grupos municipales de izquierdas (Somos, PSOE e IU).

A juicio de Ana Rivas, concejala de Infraestructuras y portavoz del grupo municipal socialista, «se trata de una tradición entre dos instituciones relevantes de la ciudad. En ningún caso es un acto confesional y por tanto no compromete la, para nosotros, obligada laicidad del Ayuntamiento». Rivas ha respondido así a las acusaciones realizadas por IU en las que afeaba al regidor «su política de hechos consumados» y de saltarse en pacto de laicidad aprobado por el pleno municipal el pasado mes de septiembre.

Sobre este extremo, Rivas ha aclarado que «entendemos que el acuerdo municipal no debe ni puede colisionar con las buenas relaciones institucionales que debe mantener el Ayuntamiento. Cosa diferente es la asistencia o no a actos de carácter religioso, que debe ser de carácter estrictamente personal». La edil socialista también ha aclarado el motivo por el que, y que fue criticado por la portavoz de IU, Cristina Pontón, la invitación a las fresas por parte del Alcalde al arzobispo, Jesús Sanz Montes, no fue tratado en el seno de la Junta de Gobierno local. «Los miembros de la Junta de Gobierno tomamos la decisión de formalizar esta invitación el pasado año; de hecho se celebró y asistimos los cinco grupos políticos del Ayuntamiento, y no ha habido ninguna decisión que revoque ese acuerdo», afirma Rivas.

Al mismo tiempo, Rivas también contestó a Gerardo Antuña, concejal del PP, que acusó al Alcalde ser un «cínico» por la invitación a Sanz Montes y de poner en una posición incómoda a la Iglesia. «No entendemos cómo hacer una invitación a otra institución manteniendo una tradición puede considerarse intentar poner en un aprieto al invitado. Sería como decir que el año pasado cuando nos invita el Cabildo a nosotros estaba intentando ponernos en un aprieto», sentencia Rivas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...