El PSOE de Pedro Sánchez: ¿dispuesto a dar pasos hacia un Estado laico?

Como hemos venido mostrando en artículos anteriores, la declaración formal de aconfesionalidad del Estado recogida en el art. 16.3 de la Constitución, propugnando a la vez la “cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones”, se traduce -en los hechos- en el mantenimiento y prolongación de los privilegios concedidos por Franco en el Concordato de 1953 con el Vaticano, actualizado con los Acuerdos de 1979 en la llamada “transición democrática”. En ellos se amparan la multimillonaria financiación pública de la Iglesia y la inclusión de la Religión confesional y adoctrinadora en los centros educativos.

¿No es momento ya de deshacerse de esa lacra del pasado denunciando tales Acuerdos?

Es cierto que, en los últimos tiempos, partidos de la izquierda, incluido el PSOE, se han hecho eco de esta demanda democrática. La reivindicación de una Escuela Pública y Laica o la Derogación de los Acuerdos con la Santa Sede aparece en sus programas. Pero no se han dado pasos efectivos en esa dirección ni traducido en exigencias prácticas e inmediatas.

Sin ir más lejos: dentro de las más de 4.000 enmiendas presentadas a los PGE de 2017, ninguna recoge la propuesta de Europa Laica de incluir en la Ley de Acompañamiento la supresión para el próximo ejercicio de las casillas del IRPF que desvían un 0,7% de los impuestos a la Iglesia y otro 0.7% a las ONGs, en buena parte bajo su control. Tampoco hay ninguna que exija la supresión de las subvenciones a los centros privados, siquiera de forma progresiva, cuando esos PGE reducen aún más el porcentaje del PIB dedicado a educación manteniendo los recortes solo para la Escuela Pública. Todo lo más, hay una enmienda que habla de “transparencia” y “control” de los conciertos, que se dan por continuados y sin merma. Para mayor escándalo, el Supremo acaba de dictar sentencia a favor del “derecho” a la subvención incluso para aquellos colegios religiosos que segregan por sexo, separando a niños de niñas. ¿Para cuándo una Escuela Pública, Única, Gratuita y Laica?

Con este panorama y una Subcomisión parlamentaria que se da una prórroga de otros seis meses para seguir hablando de un pretendido “Pacto educativo” -sin tocar los conciertos ni la presencia de la Religión doctrinaria en las aulas-, bueno es que las reivindicaciones de un Estado verdaderamente laico se pongan de una vez sobre la mesa.

El programa “Por una nueva socialdemocracia” con el que Pedro Sánchez se ha presentado y ganado las primarias del PSOE, habla de que “la condición laica del Estado requiere la derogación de normas y acuerdos constitutivos de privilegios heredados del pasado. Por ello es preciso proceder a la denuncia de los cuatro Acuerdos suscritos entre España y la Santa Sede en 1979 … la naturaleza laica del Estado se ha de traducir en una potenciación de la educación laica y en valores, … ninguna religión confesional deberá formar parte del currículo y del horario escolar.

Hoy está ya en el Congreso la PNL que suscribieron cincuenta colectivos y organizaciones precisamente con esas demandas. Además, se presenta públicamente el martes 30 en la misma Plaza de las Cortes la campaña específica por la Derogación de los Acuerdos con el Vaticano.

¿Podremos contar -sin las anteriores ambigüedades y dilaciones- con el apoyo decidido del PSOE y los militantes que se han pronunciado por un verdadero cambio democrático, dejando atrás la colaboración con el gobierno de Rajoy y los sectores más reaccionarios que quieren eternizar sus intereses y privilegios? Ese es su compromiso y nuestra apuesta.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...