El PSC estudiará la reforma de la Ley de Educación de Cataluña para evitar subvencionar escuelas sexistas y de élite

Los socialistas acusan a CiU de imponer los conciertos en la Ley con la aquiescencia del entonces conseller de Educación, Ernest Maragall

Los socialistas catalanes han reconocido como un error que la Ley de Educación catalana contemple las subvenciones públicas a las escuelas que separan a los niños en función de sexo y a las escuelas de élite. La sentencia del Supremo ha abierto la caja de los truenos en el socialismo catalán sobre una ley que aprobó el tripartito con el respaldo de CiU.

Jaume Collbony, portavoz del PSC, ha asegurado a ELPLURAL.COM que en el seno del PSC hay un cierto malestar sobre este tema. Por eso, ahora los socialistas se plantear estudiar una reforma de la Ley de Educación. “En su momento, fue un error incluir las subvenciones a las escuelas que segregan a los niños pero en la negociación de la Ley de Educación CiU impuso que para alcanzar un acuerdo se mantuvieran las subvenciones a las escuelas sexistas y a las escuelas de élite”, afirma el portavoz socialista.

“No es de recibo”
Collbony considera “que ante la situación de crisis que estamos atravesando no es de recibo mantenerlas porque los que pueden llevar a sus hijos a este tipo de escuelas se lo pueden permitir” y añade “además tampoco es coherente subvencionar una educación que rompe un principio básico como la no exclusión por el motivo que sea”.

Guarderías públicas sin subvención
Cuando se conoció la sentencia, Pere Navarro, el primer secretario del PSC, animó al Gobierno de CiU a destinar los 20 millones de euros que reciben las escuelas sexistas a las guarderías públicas que se han quedado sin apenas subvención de la Generalitat. Sólo los ayuntamientos siguen aportando una parte del coste de estos centros. El resto deberá ser asumido por los padres porque el Gobierno presidido por Artur Mas se ha desentendido de sus aportaciones.

Libertad de voto
Esta polémica ha abierto la caja de los truenos en el PSC. Ernest Maragall defendió la libertad de voto y el derecho a la discrepancia al romper la disciplina de voto sobre el Pacto Fiscal y EuroVegas. Sin embargo esta libertad y este derecho que ahora reclama el diputado Maragall, no lo permitió el entonces conseller Maragall. Los diputados que discrepaban, por la inclusión de subvenciones a las escuelas de élite y a las que segregaban a los alumnos por razón de sexo, tuvieron que votar a favor de la Ley.

“Ahora debe primar la escuela pública”
Ahora, consciente del malestar interno, la nueva dirección socialista no quiere esconder este debate y estudiará proponer la supresión de las subvenciones “porque el contexto ha cambiado y la crisis nos obliga a abrir un debate. Si los recortes se generalizan también deben alcanzar a las familias que tienen mayor poder adquisitivo, no sólo a las clases trabajadores y clases medias”, afirma el portavoz del PSC que insiste “que ahora debe primar la escuela pública”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...