El Príncipe y el Presidente del Gobierno presiden el funeral por Cristo Ancor Cabello Santana

COMENTARIO: Una vez denunciamos la utilización de los funerales católicos como actos de Estado, al atentar al principio de neutralidad del Estado, y a la libertad de conciencia y religiosa de quienes asisten pro su trabajo a un acto del Estado, que es una liturgia religiosa. Es cuerioso que en esta ocasión por unas horas no se celebra un funeral católico a quien no lo era. Se trata de una aberración y de un atentado a la libertad de una persona coaccionada por las circunstancias, y que nadie ha sabido respetar. El verdaderamente lamentable este abuso de autoridad por parte de las dos instituciones afectadas: el ejército y la iglesia.
 
Las Palmas de Gran Canarias/ El arzobispo castrense, Juan del Río, pidió a los familiares del soldado muerto “no desfallecer y no caer en la tribulación”.  “España es fuerte y no esquiva la mirada de los graves problemas de otras naciones”, dijo.

Cabello fue bautizado por deseo propio antes de morir en el hospital de Herat

El acuartelamiento de La Isleta, en la capital grancanaria, acogió desde las 9:30 horas de esta mañana la misa funeral por el cabo Cristo Ancor Cabello Santana, fallecido el pasado miércoles en Afganistán cuando el vehículo blindado en el que viajaba pisó un artefacto explosivo que acabó con su vida y dejó heridos a sus otros cinco ocupantes.

La misa-funeral, oficiada por el arzobispo castrense Juan del Río, estuvo presidida el Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, y contó con la presencia del Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el líder de la oposición, Mariano Rajoy, la Ministra de Defensa, Carmen Chacón, el Presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, entre otras autoridades, acompañados de familiares, amigos y compañeros de regimiento del joven militar fallecido.

El arzobispo castrense, Juan del Río, pidió durante la tradicional homilía a la familia del militar de 25 años que “no desfallecieran” ni se vieran afectados por “la tribulación”, además de destacar la valía profesional de Cabello Santana, de quien recordó fue condecorado con la medalla de las Naciones Unidas tras su estancia en Líbano.

“España es fuerte y no esquiva la mirada ante los graves problemas de otras naciones”, aseguró del Río, quien pidió a familiares y militares presentes “no desanimarse”, ya que “o acabamos con el terrorismo o acabaremos siendo esclavos de su intrínseca malicia”, indicó.


Tras la misa fúnebre, se procedió al tradicional homenaje a los caídos, uno de los momentos más emotivos de la ceremonia, en el que sonó el himno de la muerte. A Cabello Santana le fue impuesta hoy la Cruz al mérito militar con distintivo rojo.
Cristo Ancor Cabello llevaba en el regimiento de Infanteria Soria 9 desde el año 2003, y estaba previsto que regresara a Canarias tras concluir su misión el próximo día 19 de noviembre. Hoy se ha confirmado, por parte de fuentes militares, que Cabello no conducía el BMR atacado, sino que iba como tirador.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...