El presidente Imbroda pide de rodillas a la virgen que tenga a Melilla bajo su «manto protector»

Cientos de ciudadanos se dieron cita en la mañana de ayer para rendir culto a la Patrona de Melilla, la Virgen de la Victoria, en la tradicional Eucaristía que como cada año se celebra en la Parroquia de la Purísima Concepción.

Hasta este templo se desplazaron además las autoridades civiles y militares de la ciudad, para un año más ratificar a la Virgen de la Victoria como Patrona de la ciudad que este año celebra su 253 años de su patronazgo.

La Eucaristía estuvo oficiada por el vicario episcopal de Melilla, Juan Manuel Barreiro acompañado de los distintos párrocos de la ciudad así como por el Obispo Emérito de la Diócesis de Málaga y Melilla, Ramón Buxarrais.

Así, la Misa en honor de la Patrona contó con la intervención del Orfeón Padre Victoria y la Orquesta Sinfónica Ciudad de Melilla, que fueron los encargados de ensalzar la figura de la Madre de Dios por medio de distintos cánticos.

El vicario episcopal de Melilla realizó durante la homilía una exaltación de la Virgen de la Victoria como “patrimonio común de todos los melillenses”. En este sentido ha destacado que independientemente de la creencia religiosa que profesen los ciudadanos, la figura de María se contempla en todas las religiones y es por ello por lo que destacó la importancia de este patronazgo.

Barreiro además hizo referencia durante su intervención a la campaña de 1909 y a distintas las súplicas y ruegos que durante la tragedia se elevaron a la Virgen. Además, el vicario episcopal ha hecho una apuesta decidida por la vida y de ahí su apoyo desde que el ser es embrión hasta que nace.

Tras la homilía ha sido el turno de la petición institucional del presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, a la Virgen de la Victoria, donde le ha pedido que interceda “por una Melilla más social y humana” con el objetivo de que encuentren ayuda en sus situaciones diarias independientemente de su religión y más teniendo en cuenta los difíciles tiempos sociales y económicos que atraviesa la sociedad.

Imbroda además pidió a la Virgen que sea la guía de los melillenses y que la ciudad sea un modelo de respeto, democracia, convivencia y paz, como ejemplo en todo el mundo.

Antes de finalizar la Eucaristía las distintas Casas de Melilla han llevado a cabo su ofrenda floral. Así se han sucedido las Casas de Málaga, Almería, Alicante, Valencia, Toledo, Barcelona, Sevilla, Granada, Valladolid, las Damas de la Virgen de la Victoria de Valencia así como los señores de Bertomeu, el presidente honorario y vitalicio de la Casa de Melilla en Málaga, José Jiménez y el comandante general de Melilla, el delegado del Gobierno y el presidente de la Ciudad.

Tras la celebración el delegado del Gobierno lanzó una felicitación a todos los melillenses por este día y extendió esta felicitación a la comunidad musulmana por el Mes de Ramadán.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...