El presidente del Parlamento de Galicia hace la ofrenda al Apóstol Santiago en nombre de Felipe VI, acto al que asiste el presidente de la Xunta y otras autoridades

El presidente del Parlamento de Galicia, Miguel Ángel Santalices, presentó este miércoles, en representación del rey Felipe VI, la Ofrenda Nacional al Apóstol Santiago, una tradición que cumple 375 años.

Durante su intervención, pronunciada en el transcurso con una ceremonia litúrgica celebrada en la Catedral de Santiago, el oferente reclamó “consenso” y “fórmulas imaginativas” a los dirigentes políticos para afrontar desafíos como la preservación del Estado de bienestar o la crisis demográfica. Asimismo, habló sobre la corrupción y la crisis migratoria.

“Preservar la viabilidad del Estado de bienestar -que se manifiesta través de la sanidad, la educación, los servicios sociales, la atención las personas en situación de vulnerabilidad, el sistema público de pensiones y tantas otras prestaciones- constituye un deber moral que a todos concerne”, dijo Santalices.

Con relación a la crisis demográfica, “que compromete nuestro futuro”, el delegado regio consideró que “crear las condiciones adecuadas para que criar y educar a los hijos deje de ser una osadía para sus progenitores es una necesidad imperiosa; facilitar la conciliación debería ser una prioridad en cualquier contorno laboral”. Además, se refirió a la crisis migratoria como otro de los retos actuales y apuntó que Europa “echa de menos una política migratoria consensuada, blindada frente a bandazos tacticistas o brotes xenófobos; medidas ambiciosas que contemplen a los migrantes como personas, que busquen la integración y huyan de los guetos, que apuesten por la educación que inmunice frente a hipotéticas e indeseables radicalizaciones”.

Por otro lado, el delegado regio habló también de la amenaza que suponen los incendios forestales y apuntó que “hacer cuanto esté a nuestro alcance para prevenirlos, cumplir el ordenamiento jurídico y mantener una actitud vigilante frente a este tipo de delincuencia constituye un mandato ético inexcusable para todas las personas de buena voluntad”. También reiteró la condena social frente a la violencia de género, un drama que, a su juicio, requiere “un enfoque global, más allá de los recursos institucionales; un enfoque que cuente con la implicación de particulares e instituciones, que comience en el hogar y en la escuela, y corrija conductas inapropiadas que en ocasiones se desencadenan a partir de patrones observados en la propia red”.

Durante la Ofrenda al Apóstol, el presidente del Parlamento recordó a las víctimas del accidente ferroviario de Angrois, a las víctimas del terrorismo y de cualquiera otra forma de violencia. “Perpetuemos y honremos su memoria, la memoria de todas las víctimas”, dijo.

Adicionalmente, hizo referencia a los casos de corrupción que afectan a la credibilidad de las instituciones. “Con independencia de los hechos que deben juzgar los tribunales, resulta imprescindible que todos pidamos disculpas –con responsabilidad o sin ella- por los errores cometidos y seguir reforzando los mecanismos de prevención para impedir que acciones de este tipo podan repetirse en el futuro”.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, asistió al acto de Ofrenda Nacional al Apóstol Santiago acompañado de los miembros del Gobierno gallego.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...