El presidente de Argentina ratificó su postura antiderechos y en contra de la legalización del aborto, y apeló a Dios en su campaña electoral

Después de pronunciarse «por las dos vidas» en Mendoza y besar un pañuelo celeste en Tucumán, el Presidente repitió en la Patagonia su estrategia de ir en busca del voto conservador.

En su gesta para dar vuelta la elección, el presidente Mauricio Macri apeló nuevamente al voto celeste. En una nueva marcha del “Sí, se puede”, esta vez desde Neuquén, Macri ratificó su postura en contra del aborto y apeló a Dios como quien “le da la fuerza todos los días”.

Pese a que algunos lo habían llamado “el feminista menos pensado” por ser el primer mandatario en impulsar el debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo en el Congreso, Macri volvió a ratificar su postura en contra del aborto legal.

«Las dos vidas por supuesto, todo con Dios, que nos da la fuerza todos los días», aseguró Macri durante la convocatoria del oficialismo, al ver un cartel en ese sentido.

El lunes, el presidente se había expresado de la misma manera luego de besar un pañuelo celeste durante la marcha de Tucumán. El sábado, en Mendoza , también se declaró a favor “de las dos vidas”.

Macri pide «más tiempo»

Desde el monumento a San Martín en el centro neuquino, donde fue convocada la concentración, Macri pidió que «todos vayan a votar» el 27 de octubre para conseguir dar vuelta los resultados de las PASO, que dejaron en un claro primer lugar al Frente de Todos.

En ese sentido insistió con que «nos tenemos que dar más tiempo» para encontrar las soluciones, ya que «cuando nos dimos más tiempo, terminamos resolviendo todo. Me pasó en Boca y en la ciudad (de Buenos Aires)», fue la comparación que hizo el Presidente para referirse al fracaso de su política económica.

Desde la capital neuquina, Macri pidió que en la próxima jornada electoral «tenemos que lograr que vayan a votar tantos argentinos como en 1983, tenemos que tener récord de asistencia».

El acto de Neuquén fue el octavo de los 30 planificados como parte de la campaña “Sí, se puede”. Macri ya pasó por Tucumán, Junín, Buenos Aires, Río Primero, Rafaela, Entre Ríos, Bahía Blanca y Mendoza.

Horas antes de que arribara el mandatario, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) realizó una jornada de «protesta y repudio» porque «ha sido responsable de más de 30.000 despidos de empleados públicos», sostuvo el secretario general de ATE Neuquén, Carlos Quintriqueo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...