El PP vincula el incendio en la Sagrada Familia con la «manifestación atea» y con «Paracuellos»

Rodríguez Ponga presenta el acto de un perturbado como un ataque a la libertad religiosa

El incendio este martes de la sacristía de la Sagrada Familia fue obra, según el presidente del Patronato que vela por la histórica iglesia, de una persona "perturbada", y desde el Ayuntamiento de Barcelona explicaron que en el momento de su detención, el presunto autor, que también robó, se demostró "incoherente en su expresión". Sin embargo, el secretario de Participación Social del PP, Rafael Rodríguez-Ponga, enmarca lo sucedido con un presunto ataque a la libertad religiosa y lo vincula con la "manifestación atea" recientemente prohibida en Madrid e incluso con "Paracuellos". Diarios de la órbita del PP como 'La Gaceta' van en la misma línea.

“’Católicos hijos de puta, ¡marchaos de aquí!’, gritaron a quienes fueron a la consagración de la Sagrada Familia de Barcelona. Y ayer, precisamente en Semana Santa, le prendieron fuego. Entre tanto, unos anunciaron una manifestación atea (falso: no era atea sino antitea y anticatólica) y atacaron y profanaron capillas”. Así comienza el popular Rodríguez Ponga un artículo en su blog dentro de la web nacional del PP y en el que defiende el “derecho a la Semana Santa”.

“Clima contrario” al catolicismo
El secretario de Participación Social del PP, que también preside la Fundación Humanismo y Democracia –que tuvo que devolver más de 600.000 euros de subvenciones públicas por no realizar proyectos comprometidos–  acusa: “Uno ha puesto el mechero en la sacristía para incendiar una de las más reconocidas cumbres del arte mundial. Pero otros han ido creando deliberadamente un clima contrario al hecho religioso en sí, al valor de la virtud y, sobre todo, al catolicismo”.

¿Convivencia en riesgo?
El dirigente popular reivindica “la libertad religiosa” señalando que “es indudable que España ha estado unida, desde el tiempo de los romanos, al cristianismo y, en concreto, al catolicismo” y que se debe “reconocer que en la España actual podemos -¡queremos!-  convivir en paz católicos y protestantes, ortodoxos y mormones, musulmanes y judíos, budistas e hinduistas”. “También con los que no son creyentes o son militantes ateos”, deja caer.

Llama a “superar” las persecuciones
También señala a “los poderes públicos” y apela a la Constitución para decir que “la Administración, por tanto, no puede ni debe ser neutral: tiene la obligación de cooperar con las confesiones religiosas”, lo que relaciona con las subvenciones. Pero también recurre al victimismo al proclamar que “queremos superar, para siempre, los tiempos de las persecuciones”.

“La Resurrección trastocó los planes de los antiteos”
“Tenemos el privilegio de vivir hoy en un país y en una época en la que quedan atrás crucifixiones, circos romanos, hogueras, guillotinas, campos de exterminio, gulags y Paracuellos”, apunta. Como conclusión de su derecho a la Semana Santa  asegura que “la Resurrección [de Jesús] trastocó los planes de los antiteos y deicidas”, recuperando así la terminología con la que había etiquetado a los promotores de la manifestación atea.

Otros “ataques” como una parodia de Bassi
El PP no está sólo en sus intentos de relacionar el incendio en la Sagrada Familia con otros sucesos ajenos a la violencia y vinculados a movimientos ateos. Así, La Gaceta publica una lista de “los ataques más recientes a la Iglesia” en los que incluye una “parodia a Juan Pablo II en un espectáculo blasfemo” de Leo Bassi, que “medio centenar de jóvenes profanan la capilla de la Complutense en Somosaguas”. En la lista de “ataques” figura incluso el “acto en la Complutense en solidaridad” con los detenidos por el incidente de Somosaguas, que según el diario fue un acto de apoyo “a la profanación de la capilla”. Tampoco falta la mención en la lista a Gregorio Peces-Barba por un artículo en el que reclamaba el fin de los acuerdos del Estado con la Santa Sede de 1979.

Más guerracivilismo, ¿qué insinúa Van Halen?
En este ambiente de denuncias de ataques a la Iglesia y también desde el diario de Intereconomía no falta un artículo de otro popular, el senador Juan Van-Halen, donde presenta la Guerra Civil como producto la revolución de Asturias en octubre de 1934 por oposición a que la católica CEDA entrara en el Gobierno de la República. Van-Halen asegura que para la izquierda “vale todo” e incluso que “no debe extrañar la amnesia sobre la utilización del terrorismo por la izquierda en las vísperas electorales de 2004”. También alude al caso Faisán, a las actas de ETA o a Libia. Sentencia así que “la izquierda cree que tiene una especie de derecho divino (o laico) a gobernar haga lo que haga” y que “no pocas veces un buenismo suicida del centroderecha ha aceptado ese cuento o se ha resignado”.

Archivos de imagen relacionados

  • fuego sagradafamilia
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...