El PP prodría proponer que Religión no se imparta en todos los cursos

«Tarde o temprano vamos a tener que entendernos con el PSOE o con Ciudadanos, y la educación va a ser un tema clave, en el que el partido va a tener que hacer cesiones. Lo de los colegios concertados no creo que se toque a fondo, porque supondría un lío tremendo, pero la asignatura de Religión es otra cosa…». Así se explica a Alfa y Omega un miembro del Partido Popular con destacada influencia en el sector educativo. Lo que hay sobre la mesa es la propuesta que está manejando el PP para que la asignatura de Religión confesional deje de ofertarse –como ocurre ahora– en todos los cursos del itinerario escolar, y se limite únicamente a unos tramos concretos.

Según el PP, esta modificación no implica una violación de los Acuerdos entre el Estado y la Santa Sede para que la materia se imparta «en igualdad de condiciones» con las otras asignaturas, pues el modelo de alternancia en distintos cursos ya se aplica a otras materias como Música, Informática o Economía. Sin embargo, esta disminución de la presencia de la Religión en el currículo vendría a sumarse al recorte horario que ya se incluyó en la LOMCE, y que en algunas comunidades ha supuesto la pérdida de hasta el 50 % de las horas lectivas dedicadas a esta enseñanza. De ejecutarse la propuesta de los populares, la asignatura de Religión católica, que cada año eligen libremente el 63 % de los padres, no solo se impartiría en menos horas, sino que ya ni siquiera se estudiaría en todos los cursos.

Una propuesta que va a llegar

Pero, ¿por qué ahora en Génova y en el Ministerio se plantea esta hipótesis, si la investidura del 1 de marzo tendrá como protagonista al líder del PSOE, y no al del PP? «Incluso aunque el PSOE llegue a un acuerdo de Gobierno con Podemos, IU y Compromís, o con Ciudadanos y otros, nuestra mayoría absoluta en el Senado hará que sea imposible gobernar y terminará por llevarnos, antes o después, a nuevas elecciones. Quién sea el candidato del PP, en qué situación se encuentre Rajoy tras los casos de corrupción o cómo se haya renovado el partido por dentro es otra cosa, pero que vamos a tener que pactar con Ciudadanos o con el PSOE es algo que va a pasar, y entonces tendremos que llegar a acuerdos en educación», explican las mismas fuentes. Y en esos acuerdos la asignatura se ve como posible «moneda de cambio», pues el partido naranja aboga por eliminarla del currículo escolar, y los socialistas están divididos entre quienes quieren eliminarla por completo y los que aceptarían convertirla en una historia de las religiones o en una enseñanza no confesional del hecho religioso.

Un paso más contra la asignatura

Sea cual sea el escenario no cogerá por sorpresa a los obispos españoles, encargados de la contratación y formación del profesorado de Religión católica y garantes de los Acuerdos. El ex secretario de Estado de Educación con el PP, Eugenio Nasarre, apuntó esta hipótesis hace dos semanas en una intervención ante los delegados episcopales de Enseñanza de todas las diócesis españolas.

Nasarre explicó que impartir Religión solo en algunos cursos es una variable cada vez mejor vista en el PP, como alternativa para salvar la asignatura contra los ataques que recibe, pues en el partido hay muchos afiliados y cargos orgánicos que no desean perjudicar más a los católicos. Sin embargo, algunos delegados diocesanos expresaron su tristeza por ver que el PP «da por hecho que hay que cambiar la situación actual», y temen que sea «un paso más para eliminarla definitivamente del currículo».

Un ataque a las familias

Las asociaciones familiares no esconden su malestar ante lo que considerarían «un nuevo desencanto con el PP». Como explica a Alfa y Omega Mariano Calabuig, presidente del Foro de la Familia –entidad que representa a más de cuatro millones de familias y que aglutina a distintas entidades educativas, como la Confederación Católica de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos– «la asignatura de Religión es un derecho de las familias, que los padres eligen de forma mayoritaria cada año. Y es clave para la formación integral de los niños, porque transmite los valores esenciales que conformarán su vida, y les ayuda a comprender nuestra cultura, nuestra historia, y a ellos mismos».

Mariano Calabuig señala que «sería una locura eliminar la Religión confesional y su alternativa, o recortarlas aún más, porque los más perjudicados serían los niños». Y concluye: «Elegir la educación moral y religiosa que queremos para nuestros hijos es un derecho de todos los padres, igual que elegir el modelo de enseñanza que queremos para ellos. Y como tales, los padres vamos a defenderlos ante cualquier ataque. Sería despreciable que el PP o cualquier otro partido plantease quitar la asignatura a cambio de, por ejemplo, no tocar la escuela concertada, pues sería como decirnos que no nos merecemos el respeto de todos nuestros derechos».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...