El PP de Extremadura sobre la polémica con Blanca Portillo: «Una cosa es la libertad y otra el libertinaje»

Creen que «no pasa absolutamente nada» por la censura porque «aquí en España tenemos libertad»

El vicesecretario general de Organización del PP de Extremadura, Juan Parejo, se pronunció ayer sobre la retirada de una fotografía de la exposición 'Camerinos', dentro del Festival de Mérida, que justificó así: "Una cosa es la libertad y otra el libertinaje". La causa alegada para la retirada fue que atentaba contra la sensibilidad de ciudadanos religiosos.

El dirigente popular restó importancia al escándalo ante los periodistas, asegurando que “no preocupa ni ocupa al Gobierno y a los extremeños”. Según Parejo, “la libertad de expresión de un artista no puede entrar en colisión con los derechos que tienen los ciudadanos a sentirse ofendidos o agraviados”.

Creencias y principios religiosos
“Aquí en España tenemos libertad, no pasa absolutamente nada”, aseguró Parejo, según informa El Periódico de Extremadura, “pero hay que tratar de saber conjugar lo que es la libertad de expresión con lo que es el derecho de determinados ciudadanos a tener por sus creencias y sus principios religiosos”.

“Personas agraviadas”
Parejo, que también es secretario de la Presidencia y de Relaciones Institucionales de la Junta, reconoció que es difícil encontrar el término medio entre los derechos de unos y los de otros, aunque justifica la retirada de la foto porque “aquí ha habido más de 400 correos electrónicos de personas que se han visto agraviadas”.

Presiones de la Junta
Las responsables del Festival de Mérida, la actriz Blanca Portillo y la productora Chusa Martín, reconocieron haber recibido presiones desde la Junta de Extremadura, que dirige el popular José Antonio Monago, y desde el Ayuntamiento de Mérida, gobernado por el también popular Pedro Acedo, para que retiraran la foto de la exposición Camerinos, en la que aparece el actor Asier Etxeandía caracterizado de Jesucristo con un crucifijo entre las piernas y que tanta polémica ha levantado, como ha venido contando ELPLURAL.COM. El Gobierno de Monago no ha desmentido las acusaciones de las artistas.

“España de pandereta y sacristía”
El escándalo ha causado “indignación” entre las filas de Izquierda Unida de Extremadura, que hace poco propició la entrada del PP en la Junta por primera vez en la democracia. Uno de sus diputados, Víctor Cascos, escribió una carta a Monago reprochándole que cediera al “chantaje de integristas católicos”, con lo que “la España de pandereta y sacristía se ha impuesto”. La delegada del Gobierno en Extremadura, Carmen Pereira, también mostró su apoyo “contundente” a la labor que desarrollaban las artistas, a su juicio de un “altísimo” nivel teatral.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...