El personal musulmán de Marks & Spencer puede negarse a vender alcohol

La popular cadena de supermercados Marks & Spencer ha pedido disculpas después de que una de sus empleadas se negara a vender alcohol a un cliente, alegando motivos religiosos. La cajera, que es musulmana, rechazó servir al comprador una botella de champán en uno de los establecimientos en Londres el pasado fin de semana. Disculpándose efusivamente, la empleada le pidió que utilizara otra caja para pagar.

La dirección de la cadena reconoce haber adoptado la política de buscar «puestos adecuados» para el personal que por razones de conciencia no puede estar en contacto con ciertos productos, como el alcohol o la carne de cerdo. Una medida similar se aplica discretamente y, «caso por caso», en otras tiendas similares, aunque no todas las empresas del sector están de acuerdo.

«Es una decisión que va más allá del sentido común», ha comentado Andy Street, directivo de los grandes almacenes John Lewis. «En nuestros equipos nunca se ha planteado algo así, ni siquiera tenemos una normativa al respecto». A raíz de la polémica se han alzado voces, como la del antiguo obispo de Rochester, Michael Nazir-Ali, quien ha advertido de los peligros de la influencia del radicalismo islámico. «Si los supermercados no ponen un cartel diciendo que en esa caja no se admiten bebidas alcohólicas, se corre el riesgo de que los compradores se sientan humillados».

Recientemente la Universidad Metropolitana de Londres anunció la futura creación de zonas sin alcohol en el campus para respetar la «sensibilidad cultural» del 20% de los alumnos musulmanes inscritos en el centro.

almacenes marks_spencer

Archivos de imagen relacionados

  • almacenes marks_spencer
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...