«El peligro no es el «burka» sino la intolerancia» Ramón Teja

Ramón Teja Catedrático de Historia Antigua Recuerda que la Iglesia católica pide privilegios, pero niega los reclamados por el resto de religiones

El catedrático de Historia Ramón Teja abordó ayer en los cursos de Reocín la «oposición histórica de la Iglesia católica a todas las formas de laicismo y libertad religiosa» hasta 1965 con el Concilio Vaticano II, y su situación actual en España. Su ponencia versó sobre 'La difícil conquista de la tolerancia y de la libertad religiosa: una visión histórica'.
 
-¿Cómo ha evolucionado la tolerancia de la Iglesia católica hacia otras religiones?
-En los últimos treinta años se ha dado una involución y la Iglesia ha ido restringiendo el principio de libertad religiosa. Lo vemos con asuntos como el de los crucifijos en las escuelas o la doctrina de Benedicto XVI contra el relativismo.
 
-¿El catolicismo está en contra de la tolerancia religiosa?
-La acepta de mal grado y considera que es el mal menor, pero intenta que, en un Estado laico y aconfesional como el español, se le concedan privilegios. De ahí su oposición a la Ley de Libertad Religiosa que plantea el Gobierno y que no creo que salga adelante.
 
-Después de las últimas prohibiciones de llevar 'hiyab' y 'burka', ¿estamos ante algo que va más allá de la intransigencia religiosa?
-El problema es que cuando se prohíben estas costumbres siempre aparecen agentes sociales, religiosos y políticos que lo utilizan para atacar las creencias de otra religión. El 'burka' no es una costumbre de todo el Islam, sin embargo, se utiliza para generalizar y oponerse al islamismo como el gran peligro de las sociedades occidentales.
 
-¿La identificación que suele hacerse entre musulmán y terrorismo es un arma discriminatoria?
-Desde luego. Se utiliza desde el punto de vista político y social. Me atrevería a decir que en la España actual el Gobierno prefiere que sea la Iglesia quien se enfrente con el Islam y provoque una serie de reacciones contra la minoría islámica radical, cuya máxima expresión es Al-Qaida.
 
-¿Qué religiones se toleran peor en España?
-Sólo hay un rechazo evidente hacia el Islam, que además es la religión más visible por los signos externos que caracterizan su vestimenta. De todas formas España es, por lo general, una sociedad enormemente tolerante. Aunque hay peligro de que se vayan fomentando ciertos radicalismos, que se sabe cómo comienzan pero nunca dónde terminan.
 
-¿Qué opina de la prohibición de los crucifijos en las escuelas públicas?
-Somos muchos los que creemos que el Estado no debería implicarse en la enseñanza confesional de ninguna religión, dejando esta elección para el ámbito privado. Sin embargo el Gobierno paga 16.000 profesores de Religión que nombran y deponen los obispos. Lo que supone que el resto de religiones reclamen los mismos derechos.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...