El patrimonio inmobiliario de la Iglesia católica en Valencia crece 205 millones en diez años

La fe es un valor que cotiza al alza en la Comunitat. Tanto es así que la Iglesia católica ha sumado más de 200 millones de euros a su patrimonio en una década, lo que supone un aumento del 32 % en sus bienes. En la actualidad, hay un total de 2.487 inmuebles propiedad de la Iglesia, que alcanzan un valor de 653 millones de euros, según los datos de la Dirección General del Catastro. Sin embargo, aunque su valor haya aumentado, estos inmuebles siguen exentos de pagar impuestos.

La revalorización catastral de los activos que ya tenía en propiedad la Iglesia ha sido el principal factor para que su patrimonio no haya parado de crecer desde que se tienen registros.

La cuarta con más bienes

En la actualidad, la Comunitat es la cuarta de España en la que la Iglesia tiene más riqueza en inmuebles, solo por detrás de Madrid, Cataluña y Castilla y León. Si hablamos de número de propiedades, se sitúa en la quinta posición en el conjunto del Estado. A pesar de ello, sus bienes apenas han aumentado en 10 años, pasando de 2.328 inmuebles en 2008 a 2.487 el año pasado.

Se trata no solo de iglesias y templos, sino también de centros parroquiales, rectorados, pisos, solares, escuelas, universidades, cementerios y hasta parcelas agrícolas. Aunque durante una época, coincidiendo con los primeros años de la crisis, se deshizo de algunos de sus inmuebles su riqueza no disminuyó ya que los que quedaron en sus manos continuaron revalorizándose. Además, desde los últimos cinco años, continúa sumando propiedades a su capital.

Por provincias, València encabeza la lista de bienes de la Iglesia, con 1.258 inmuebles y un valor de 333 millones de euros. En el segundo lugar se sitúa Alicante con 734 inmuebles y 202 millones y finalmente Castelló, con 495 propiedades valoradas en 117 millones. En el último año, la Iglesia católica ha sumado 33 posesiones a su patrimonio, que ha aumentado en un 1,6 %, lejos de comunidades como Galicia o Cataluña donde el patrimonio de la Iglesia creció un 33 % desde el pasado año, o de algunas en las que sus propiedades decrecieron como Asturias (-11,6 %) o Cantabria (-7,2 %).

Otra polémica que rodea los bienes eclesiásticos es la de las inmatriculaciones, ya que una ley franquista de 1946 dio vía libre a la curia par inscribir a nombre de la Iglesia bienes inmuebles, pero sin cumplir el trámite exigible. De esta manera se cree que alrededor de 3.000 propiedades fueron puestas a nombre de la Iglesia desde el año en el que se promulgó la ley.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...