El Partido del Papa, nuevo actor político italiano

Apoyado por Berlusconi y basado en las ideas de Ratzinger De reciente creación, este partido politico propugna un seguidismo férreo de las ideas ultraconservadoras del Papa Ratzinger, apoyo al choque de civilizaciones y rechazo a homosexuales y multiculturalidad

Un amplio sector del centro-derecha italiano, apoyado por el propio Silvio Berlusconi, levantó ayer acta de nacimiento de una fuerza política que, a falta de un nombre concreto, podría llamarse Partido del Papa. El presidente del Senado, Marcello Pera, reunió en Bolonia a unas 3.000 personas para lanzar un movimiento teoconservador explícitamente basado en las ideas de Ratzinger y en la "defensa de los valores cristianos de Occidente". Pera aseguró que la iniciativa teocon no se agotaría en las elecciones legislativas que Italia celebra esta misma semana.

Para Marcello Pera, este movimiento debería ser el "eje cultural" de todos los grupos conservadores tras los comicios de los próximos días 9 y 10 de abril. El Manifiesto por Occidente, publicado por Pera un par de semanas atrás, había recogido hasta ayer más de 8.000 firmas de apoyo, entre ellas, la de Silvio Berlusconi y las de una mayoría de los candidatos de la coalición berlusconiana.

Marcello Pera, cabeza de lista de Forza Italia en Emilia-Romagna, Toscana y Piamonte, no siempre fue papista. En otro tiempo perteneció al Partido Radical y fue un político anticlerical. Lo que cambió sus ideas, dice ahora, fue el horror del 11-S de 2001.

Desde ese día percibió que Occidente se enfrentaba a un "choque de civilizaciones" y que la "decadencia moral" de Europa había llegado a límites alarmantes. "Si los terroristas cometen una matanza en tu país y respondes retirando las tropas que combaten el terrorismo en primera línea, significa que crees ser culpable del acto terrorista que has sufrido", dijo Pera en su discurso.

Con esa referencia a España ilustró "los tres síndromes" de la Europa contemporánea: el de la culpabilidad, el de la desmemoria, el de la desgana. Atacó "la ideología iluminista y jacobina, que suprime todas las religiones", los matrimonios homosexuales, que "suponen una herida para el cristianismo y para nuestra tradición", el relativismo y el multiculturalismo, "para los que un Estado de derecho o una teocracia islámica valen lo mismo". "Un auténtico conservador no puede negar que lo primero que hay que conservar es la tradición, porque es la base de la identidad", agregó. Matizó, sin embargo, que no deseaba la abolición de la ley sobre el aborto, pese a ser para él indefendible, porque conocía "el dramatismo de ciertas situaciones".

El coordinador de Forza Italia, Sandro Bondi, publicó el sábado un artículo en el que auguraba la fusión de todo el centroderecha italiano en un único partido que podría articularse ideológicamente en torno al movimiento de Pera.

Berlusconi rechazó con frecuencia en los últimos días "las sociedades multiculturales y multiétnicas" y se declaró campeón de "los valores cristianos, sin los que no existirían la igualdad entre los hombres ni la democracia".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...