El Parlamento navarro aprueba una ley para permitir los abortos en la comunidad

PSOE, IU y NaBai echan en cara a Sanz sus «excusas» sobre la objeción médica

Los socialistas navarros, junto con IU y NaBai aprobaron ayer en el Parlamento de la Comunidad Foral un proyecto de ley para modificar la Ley Foral de Salud y poder así garantizar que las mujeres puedan abortar sin tener que trasladarse a otras comunidades como ocurre en la actualidad. La diputada del PSN María Chivite, que presentó la propuesta, lamentó que “las mujeres siguen teniendo problemas y muchas dificultades para acceder a esta prestación sanitaria en Navarra”, y criticó que haya aún personas “obligadas a irse a otras comunidades para acceder a una asistencia que les corresponde”.

Con la aprobación de esta proposición, los grupos parlamentarios que la apoyaron esperan que se acabe con el veto al aborto que en la práctica mantiene el presidente regional, Miguel Sanz. María Chivite calificó de “rancia y conservadora” esta actitud, y exigió acabar con las “excusas" en la comunidad foral, cuyo Ejecutivo lleva “muchos años eludiendo” una realidad consiguiendo con ello sólo “causar más dolor” ante una situación “dura y difícil” que nadie afronta “por gusto ni alegremente”.

La "excusa" de la objeción
La parlamentaria socialista se preguntó si el Gobierno de la comunidad “no conoce a nadie que haya pasado por este trance, alguien a quien le han diagnosticado una malformación del feto y a quien los médicos le han dicho que tiene que abortar y se tiene que ir a Madrid”. “No está haciendo nada malo, ¿por qué se tiene que ir de esta comunidad?”, quiso saber, y aseguró que la objeción de conciencia de los médicos no es más que una “excusa”, porque sí hay médicos dispuestos a llevar a cabo esta práctica.

"Mentiras desmanteladas"
Lo mismo alegó la diputada de NaBai Asun Fernández de Garaialde, que insistió en que “todos los argumentos y mentiras” sobre la objeción de conciencia de los profesionales “han quedado desmanteladas después de que ginecólgas dijeran por escrito que no eran objetoras” y que estaban dispuestas a realizar las interrupciones del embarazo.

"Obstáculos" del Ejecutivo regional
Por su parte, la diputada de IU Ana Figueras lamentó que el Ejecutivo de Sanz “se empeña en poner todos los obstáculos” para que las leyes nacionales se desarrollen en la región, y advirtió de que “es muy grave” y “hay que poner en evidencia” los “postulados retrógrados de la derecha, que no ampara más a la mujer, sino que las manda por la puerta de atrás a otras comunidades”.

"Hipocresía manifiesta"
A su juicio, hay una “hipocresía manifiesta” en el hecho de no permitir abortar en la comunidad a la vez que aporta el dinero para enviarlas a hacerlo en otras autonomías. “No estamos discutiendo aborto sí o no. Hay que quitar la careta”, advirtió, y exigió “claridad y medios para que esta ley se pueda cumplir en Navarra”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...