El Parlament rechaza prohibir el uso del burka

Ciutadans impulsa una propuesta juzgada por la izquierda como populista e inútil El alcalde de Lleida discrepa de la posición de su partido pero rechaza romper la disciplina de voto

El Parlament de Cataluña ha rechazado este mediodía por amplia mayoría solicitar al Congreso que modifique la Ley de libertad religiosa para prohibir explícitamente el uso del burka. La propuesta ha sido impulsada por Ciutadans, que ni siquiera ha logrado recabar la complicidad del Partido Popular. La solicitud de tramitación solo ha contado con los 8 votos a favor del grupo de Albert Rivera; 105 en contra del resto de grupos y 18 abstenciones de los parlamentarios populares, que consideran que el veto no debería encajarse en la ley de libertad religiosa porque no tiene nada que ver con el Corán y si contra la discriminación de los derechos de la mujer.

Caraolina Mejias, diputada de Ciutadans, ha defendido la modificación de la norma por razones de seguridad y en defensa de los derechos de la mujer al considerar que tras el velo integral se esconde la realidad de una ciudadana sometida. CiU y los partidos de izquierda calificaron el debate de populista, residual e inútil y avisaron que la prohibición acentuaría el aislamiento de las mujeres que visten el burka porque las acabaría encerrando en sus domicilios. El debate ha evidenciado las abismales diferencias en este punto entre la dirección del grupo socialista entre la dirección de grupo y el diputado y alcalde de Lleida, Àngel Ros, pionero de vetar el uso en del burka. La ordenanza fue anulada en febrero pasado por el Tribunal Supremo al alegar que los Ayuntamientos carecen de competencias para ello.

Miquel Iceta, el portavoz socialista, calificó la solución presentada por la diputada Carolina Mejías de “solución simplista” para un problema que afecta a un número extremadamente pequeño. No hay cifras en España pero Iceta ha aportado las de Francia: 2.000 personas entre dos millones de ciudadanas musulmanas. “Dicen ustedes que el burka impide ver la cara: pues eso se podría aplicar a quienes llevan cascos de moto, máscaras de carnaval, caps grossos o los penitentes de Semana Santa”, ha alegado. El caso de Lleida ha planeado sobre el debate y, al final, ha sido Núria de Gispert, presidenta del Parlament, quien ha invitado a Ros a posicionarse y no ha dudado en mostrar una crispación absoluta con su grupo. “Hicimos una regulación de forma ejemplar y el uso del burka ha disminuido en Lleida. La ordenanza ha tenido un impacto pedagógico y el proceso de integración ha mejorado”, ha dicho. 

Rivera ha pedido el voto secreto para visualizar las diferencias entre los diputados socialistas pero la cámara lo ha rechazado. Sólo han votado a favor de ello los ecosocialistas y Ciutadans. Al término del debate, Ros ha reconocido que pese a esas diferencias ha decidido no romper la disciplina de voto de su partido. Y ha añadido que ha conocido el tema no se ha discutido en el grupo parlamentario y que lo ha conocido hoy mismo cuando ha visto el orden del día del Pleno.

Burka en Barcelona

Una mujer pasea con 'burka' por Barcelona. / PAU RIGOL

Archivos de imagen relacionados

  • Burka en Barcelona
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...