El Papa vuelve a cargar contra el laicismo de la España de Zapatero

Pero reconoce «la colaboración y ayuda generosa» del Gobierno para la Jornada Mundial de la Juventud

Benedicto XVI ha vuelto a arremeter este sábado contra el laicismo del Gobierno de Zapatero al afirmar que se está tratando de “marginar la religión mediante la denigración, la burla e incluso la indiferencia ante episodios de clara profanación”, porque se la considera un factor “socialmente insignificante e incluso molesto”.

El Papa hizo estas manifestaciones en el discurso que dirigió a la nueva embajadora de España ante el Vaticano, María Jesús Figa, que hoy presentó sus cartas credenciales. Sus palabras han recordado a las que pronunció en su visita a nuestro país en noviembre pasado, cuando comparó el “agresivo” laicismo del Gobierno con el de la Segunda República.

“Se viola el derecho a la libertad religiosa
Benedicto XVI subrayó que con esas actitudes “se viola el derecho fundamental a la libertad religiosa, inherente a la dignidad de la persona humana y un arma auténtica de paz, porque puede cambiar y mejorar el mundo”.

Formas sofisticadas contra la fe
Según el Papa, “no faltan formas, a menudo sofisticadas, de hostilidad contra la fe, que se expresan a veces renegando de la historia y de los símbolos religiosos, en los que se refleja la identidad y la cultura de la mayoría de los ciudadanos”.

Pero reconoce la “ayuda generosa” del Gobierno
Benedicto XVI ha recordado que volverá a España para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en Madrid en el mes de agosto y ha reconocido que “le consta la disponibilidad, cooperación y ayuda generosa” que el Gobierno de España y las autoridades españolas están dispensando.

Figa, la primera mujer española ante el Vaticano
La nueva embajadora ante el Vaticano, María Jesús Figa, nacida en Barcelona en 1951, es la primera mujer que encabeza la legación diplomática española ante la Santa Sede y sustituye en su cargo a Francisco Vázquez, que concluyó su misión ante el Vaticano el pasado 14 de abril.

La embajadora resalta la laicidad positiva
Maria Jesús Figa ha destacado que “la laicidad positiva” es la base de las relaciones entre España y el Vaticano porque “permite a los ciudadanos de diferentes creencias y convicciones regirse de acuerdo con los valores constitucionales compartidos” y por otro lado “promueve la cooperación de los poderes públicos con la Iglesia Católica”.

Destaca la aconfesionalidad del Estado español
La Constitución española, ha sostenido la nueva embajadora ante la Santa Sede, garantiza “la libertad religiosa como un derecho fundamental” y el pluralismo ” como elemento esencial de nuestra sociedad”. No obstante, Figa ha recordado que la Constitución también establece “la aconfesionalidad del Estado” como el principio “de colaboración con todas las confesiones, de modo singular con la Iglesia Católica”.

El Papa junto a la nueva embajadora ante el Vaticano, María Jesús Figa (EFE)

Archivos de imagen relacionados

  • embajadora EP
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...