El Papa silenció un caso de pederastia cuando era obispo de Múnich

El sacerdote no fue apartado de sus funciones y volvió a abusar de otro menor

El nombre del Papa Joseph Ratzinger ha sido relacionado por primera vez con los escándalos de pedofilia que afectan a la Iglesia católica. Ratzinger era obispo de Munich cuando en 1980 aprobó el traslado a esa ciudad de un cura alemán con antecedentes de abusos sexuales contra menores.

El cura pederasta, que había obligado a un menor de 11 años a practicarle sexo oral, fue trasladado desde Essen a Baviera cuando Ratzinger, que fue obispo de Múnich entre 1978 y 1981, era el responsable de asignar las misiones y ordenar los traslados de los curas. La jerarquía eclesiástica conocía el suceso y aún así dispuso que el sacerdote ejerciera sus funciones en Baviera y no le denunció a la justicia.

El cura volvió a abusar de otro menor
Según el diario Süddeutsche Zeitung, citado por El País, el arzobispado de Múnich confirmó que el traslado se realizó con la aprobación directa del actual papa Benedicto XVI. "La decisión fue suscrita por el entonces arzobispo". Su portavoz, Bernhard Kellner, habló de "errores graves", cometidos en los años ochenta, que ahora se investigarán. El sacerdote volvió a agredir a otro menor y fue condenado por un tribunal de la Alta Baviera a 18 meses de cárcel en libertad condicional y una multa de 4.000 marcos (unos 2.000 euros de hoy), en 1986, aunque en esa fecha Ratzinger ya había sido trasladado a Roma.

Ratzinger al tanto de todo
El obispado de Múnich ha publicado un comunicado en el que explica que el cura pederasta, identificado como H, fue trasladado a Múnich, en enero de 1980, para recibir “una terapia" para curar sus aficiones por los jóvenes. Esta decisión fue suscrita por el entonces arzobispo", el actual Papa Joseph Ratzinger. No sólo se silenció el delito del cura, sino que "el vicario general decidió permitir a H ejercer un papel limitado como guía moral en una diócesis.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...