El Papa se reunió con la funcionaria que niega licencias matrimoniales a los gays

Kim Davis desafió al Tribunal Supremo de EEUU, que en junio autorizó los matrimonios homosexuales en todo el país

La reunión fue organizada por el Vaticano con la condición de que no se hiciera pública hasta el regreso del Papa a Roma

Kim Davis, la funcionaria católica estadounidense que saltó a la fama tras negarse a conceder licencias matrimoniales a parejas gays por motivos religiosos, y fuecondenada a cinco días de prisión, se reunió con el Papa Francisco durante la reciente visita del Pontífice a Estados Unidos. La noticia ha sido hecha pública por el abogado de la funcionaria, Mathew Staver. El Vaticano dice que no negará la afirmación de que Kim Davis se reunió con Francisco en Washington la semana pasada, según ha informado la CNN.

Según relata Staver en un comunicado, Davis, secretaria de la oficina de licencias matrimoniales en el condado de Rowan (Kentucky), se reunió el pasado jueves durante poco más de 15 minutos con el Pontífice en la Embajada de la Santa Sede en Washington. A la cita le acompañó su marido, Joe Davis, también de religión católica. «El Papa me pidió que sea fuerte y me agradeció mi valentía. También me pidió que rezara por él y yo le pedí lo mismo», asegura Davis sobre su audiencia privada con Francisco. Un momento emocionante e inesperado. Según Davis, el encuentro se desarrolló en inglés, sin intérprete. Y al terminar, Francisco les regaló a ella y a su marido un rosario.

«Nunca me habría imaginado que habría conocido al Papa. ¿Quién soy yo para tener esta rara oportunidad?», se pregunta Davis en el comunicado. «Yo soy sólo una empleada que ama a Jesús y desea con todo su corazón servirlo. El papa Francisco fue amable, genuinamente altruista y muy agradable», asegura la polémica funcionaria norteamericana. Según la versión del abogado, el encuentro fue organizado directamente con el Vaticano y no a través de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos. La única condición impuesta por la Santa Sede fue la de no hacer público la audiencia antes de que el Papa regresera al Vaticano.

No interferir en la política interna

Según expertos vaticanistas la Santa Sede no habría hecho público la reunión para que el gesto del Pontífice no fuera interpretado como una interferencia en la política interna norteamericana. Con su negativa a conceder las licencias matrimoniales a parejas gays, Davis desafió al Tribunal Supremo de Estados Unidos que a finales del mes de junio aprobó el matrimonio entre parejas del mismo sexo en todo el país en una sentencia considerada histórica.

En el avión de regreso al Vaticano el Pontífice improvisó -como es habitual- una rueda de prensa con los periodistas acreditados que viajaban con él. Respondiendo a una pregunta sobre la libertad de conciencia de los funcionarios públicos, y en clara alusión al caso de Davis (aunque sin nombrarlo), Francisco aseguró que la objeción de conciencia era «un derecho humano». Unas palabras que, tras conocer los detalles del encuentro con Kim Davis, cobran un especial relevancia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...