El Papa se reúne con el primer ministro, Giuseppe Conte, en plena crisis política de Italia

El presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, encargó el jueves a Giuseppe Conte intentar la formación de un Gobierno de coalición entre el Movimiento 5 Estrellas y el PD. Un paso gigantesco para evitar las elecciones anticipadas y devolver al país a una cierta normalidad tras los 14 meses de alianza con la Liga de Matteo Salvini. Pero las cosas no son tan fáciles como podían parecer. Nunca lo han sido en Italia. Cuando daba la impresión de que se habían superado todos los escollos, Luigi Di Maio, líder político de los grillinos, ha lanzado un ultimátum a los socialdemócratas: o aceptan todas sus condiciones, o el país se encaminará a unas nuevas elecciones.

El problema es que Di Maio se encuentra ahora muy debilitado tras la irrupción de Conte como punto de referencia del M5S. Ha perdido peso y liderazgo tras haber dudado hasta el último minuto sobre un posible regreso a la alianza con la Liga. Su figura genera ahora mismo incomodidad en ambos lados y en las negociaciones que mantienen los dos partidos se discute dónde colocar a quien fue viceprimer ministro y titular de la cartera de Trabajo y Desarrollo Económico durante el último mandato. El PD insiste en crear una sola vicepresidencia del Consejo de Ministros y asumirla con uno de sus hombres, pero el M5S no acepta esa condición.

A medida que pasan las horas, Conte sigue creciendo y recibiendo más apoyos. Después de haberlo hecho de forma explícita el presidente de EE UU, Donald Trump, durante la cumbre del G7 en Biarritz, el espaldarazo ha llegado desde el polo más alejado posible. La tarde del viernes, durante la celebración de las exequias del cardenal Achille Silvestrini, el papa Francisco se reunió brevemente con el primer ministro en funciones para “un breve saludo”. El encuentro, completametne inusual, fue velozmente publicitado por la oficina de prensa del Vaticano. Un síntoma más de la cercanía que mantiene Conte con la Santa Sede, que ve en él a un hombre capaz de contrarrestar la deriva populista del M5S y frenar el clima de odio generado por Matteo Salvini.

El espaldarazo del Vaticano, con fotografía incluida y muy relevante en un país como Italia, llega en un momento decisivo. Las próximas horas serán cruciales para alcanzar un acuerdo que permita a Conte volver al Palacio del Quirinal la semana que viene y entregar una lista de minsitro y un programa de Gobierno al presidente de la República, Sergio Mattarella. Si pasado el fin de semana el primer ministro en funciones viese que no es posible, debería comnunicarlo y se activaría la maquinaria para convocar elecciones, probablemente tras un periodo guiado por Gobierno técnico que diseñase la ley de presupuestos y pusiera a salvo las cuentas del país el próximo octubre.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...