El Papa responde a Stephen Hawking sobre el Big Bang

Benedicto XVI acusa a la ciencia de no poder explicar el origen del universo

El papa Benedicto XVI no está dispuesto a dejar que cale la idea de que Dios no es necesario para explicar el origen del universo, como asegura el físico Stephen Hawking en su último libro, El gran diseño. "El universo no es resultado del azar, como algunos quieren hacernos creer", defendió Ratzinger en su homilía de hoy en el Vaticano, en la que trató la supuesta visita de los Reyes Magos a Belén para celebrar el nacimiento de Jesús.

Hawking despertó un importante revuelo en sectores religiosos al asegurar en su libro, publicado en septiembre, que "no es necesario invocar a Dios para que encienda la mecha y ponga el universo en funcionamiento".

Según explicó el Papa en su alocución, las teorías científicas que, como el Big Bang, explican el origen del universo, se quedan cojas si no se recurre a Dios: "No debemos dejarnos limitar la mente con teorías que siempre llegan sólo hasta cierto punto y que, si nos fijamos bien, no están en competencia con la fe, pero no pueden explicar el sentido último de la realidad".

"El universo no es resultado del azar, como quieren hacernos creer" 

Benedicto XVI rechaza hallazgos científicos que ayudan a comprender el origen de las cosas, como los que se darán en el CERN, el laboratorio de investigación en física de partículas de Ginebra, donde la colisión de protones casi a la velocidad de la luz trata de imitar las condiciones en las que se formó el universo.

En su lugar, Ratzinger propone "descubrir en la belleza del universo la sabiduría del Creador", pero no mirando con "cualquier telescopio, sino con los ojos profundos de la razón". El Papa comenzó sus reflexiones sobre ciencia y fe con una alusión al ilustre astrónomo Kepler, que trató de explicar el fenómeno de la estrella de Belén.

Ratzinger cree que teorías científicas como el Big Bang "limitan la mente"

"Kepler, por ejemplo, creía que se trataba de una nova o una supernova, que es una de esas estrellas que normalmente emiten una luz tenue, pero que de repente tienen una violenta explosión interna que produce una gran luz. Cierto, ideas interesantes, pero eso no nos lleva a lo que es esencial para comprender esa estrella", zanjó Benedicto XVI ante 10.000 personas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...