El papa reclama más políticos católicos en América Latina en un año con procesos electorales en seis países

El Papa reclamó la presencia de más políticos católicos y más alternativas de corte cristiano en América Latina, ante un año decisivo desde el punto de vista electoral.

En Latinoamérica habrá seis elecciones presidenciales: en Argentina, Uruguay, Bolivia, Panamá, Guatemala y El Salvador.

“Alternativas flexibles, pero con clara identidad social cristiana. Para ello, es preciso valorar de un modo nuevo a nuestro pueblo y a los movimientos populares que expresan su vitalidad, su historia y sus luchas más auténticas. Hacer política inspirada en el evangelio desde el pueblo en movimiento puede convertirse en una manera potente de sanear nuestras frágiles democracias y de abrir el espacio para reinventar nuevas instancias representativas de origen popular”, dijo el Pontífice en un discurso ante la Comisión Pontificia para América Latina que organizó en Roma un seminario para jóvenes católicos.

Francisco pidió una “nueva presencia de católicos en política” que no solo implica “nuevos rostros en las campañas electorales” sino, principalmente, nuevos métodos que permitan forjar “alternativas que simultáneamente sean críticas y constructivas”.

El Papa señaló que ser católico comprometido en la política no significa ser “un recluta de algún grupo, organización o partido”, sino vivir “dentro de una amistad, dentro de una comunidad, que se vuelve el modo cómo la Iglesia se acerca a tu vida”.

Para el obispo de Roma, es importante que los líderes católicos del futuro se formen en Doctrina social de la Iglesia para no correr el riesgo de lanzarse “un poco a solas” a los desafíos del poder, de las estrategias, de la acción, y terminar “en el mejor de los casos con un buen puesto político, pero solo, triste y manipulado”.

Y advirtió sobre la tendencia de algunos laicos que tienen deseos de cambiar las cosas pero que muchas veces se extravían “con falsas respuestas de tipo ideológico” y ha citado a san Óscar Arnulfo Romero al repetir que “la Iglesia no se puede identificar con ninguna organización, ni siquiera con aquellas que se califiquen y se sientan cristianas”.

El Papa indicó que América Latina está viviendo un verdadero “cambio de época” que exige renovar lenguajes, símbolos y métodos, no solo mejorando “alguna estrategia de marketing” sino a siguiendo el método que el Dios escogió: “la Encarnación”.

“Si continuamos haciendo lo mismo que se hacía algunas décadas atrás, volveremos a recaer en los problemas que necesitamos superar en el terreno social y político”, manifestó. “Con gran creatividad y libertad busquen las más variadas formas para ser pertinentes al momento de dar testimonio de la fe en la vida social y política de América Latina”, ha invitado a los jóvenes presentes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...