El Papa, peleando con los españoles

El Papa Benedicto XVI llegó a España en un modo de combate, denunciando un "agresivo movimiento anticlerical y laicista" supuestamente resucitado del de la década del treinta. El Papa inició su primer día de visita oficial en Santiago de Compostela y a la noche llegó a Barcelona, donde se dirigió directamente al palacio episcopal.

Ya en el avión, antes de tocar suelo español, Benedicto marcó el subido tono de la visita hablando con los periodistas. "España vio en los años '30 (durante la II República, antes de la Guerra Civil) el nacimiento de un anticlericalismo y de un movimiento de secularización e incremento del laicismo fuerte y agresivo", dijo el pontífice. Ese movimiento y "el enfrentamiento entre fe y modernidad vuelve a producirse hoy y es muy fuerte".

Las declaraciones cayeron muy mal en España. El diario conservador El Mundo escribió ayer mismo en su edición online que "alguien le ha debido asesorar mal. O mejor dicho, alguien le ha engañado. En la España de Zapatero, laicista 'light', no se queman iglesias ni se persigue a los curas. Al contrario, el Estado recauda fondos para la Iglesia y ayuda a restaurar las catedrales".

El Papa fue recibido en el aeropuerto por el príncipe heredero de la Corona, Felipe de Borbón, su esposa Letizia y miembros del gobierno español y otras autoridades políticas y religiosas. En el aeropuerto de Barcelona lo recibieron el presidente del gobierno autónomo catalán, la Generalitat, José Montilla y el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu. El arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, viajaba con el Papa desde Compostela. Al llegar, el Papa fue más amable y dijo que "vengo como peregrino en este Año Santo Compostelano" y "deseo unirme así a esa larga hilera de hombres y mujeres que, a lo largo de los siglos, han llegado a Compostela desde todos los rincones de la Península y de Europa, e incluso del mundo entero, para ponerse a los pies de Santiago". La visita coincide con el Año Santo, que la Iglesia Católica celebra cuando el 25 de julio, festividad de Santiago, cae en domingo.

El Papa va a consagrar hoy el famoso templo de la Sagrada Familia, iniciado hace 128 años por el arquitecto modernista catalán Antoni Gaudi y todavía inconcluso.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...