El Papa «pasa» de la macromisa de Rouco y centra su mensaje en los que sufren el hambre y la guerra

Rouco, fiel a sí mismo hasta el final, defiende la «familia cristiana» frente a «la agobiante atmósfera intelectual y mediática»

El arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, no ha sorprendido en su homilía de este domingo dentro de los actos de la denominada Fiesta de la Sagrada Familia, que se celebra en la madrileña Plaza de Colón. El cardenal ha defendido el matrimonio tradicional como “la célula básica” de la sociedad frente a lo que ha llamado “agobiante atmósfera intelectual y mediática” en la que, según ha dicho, prevelace una concepción de la vida caracterizada por la transitoriedad. Muy distinto del tono de Rouco, el Papa, que se ha conectado desde Roma, ha dirigido a la macroceremonia del Arzobispado de Madrid una fría mención y ha centrado su mensaje en los que sufren la guerra y el hambre.

Las contrariedades sociales y culturales
“En esta hora crucial de la humanidad” y en medio de la “dura y persistente crisis”, la familia cristiana está demostrando “su insuperable e insustituible valor para la solidaridad y la paz social”, ha dicho el presidente de la Conferencia Episcopal Española, que ha puesto el acento, además de en la crisis económica, en lo que ha considerado como “extraordinarias contrariedades sociales y culturales actuales”.

La transitoriedad
El cardenal ha advertido del “clima de opinión pública” en el que prevalece, en su opinión,  una concepción de la vida personal caracterizada por “la transitoriedad”,  en la que “ni siquiera el don de la vida se entiende como definitivo e inviolable y, por lo tanto, tampoco, el don del amor”. Rouco ha llamado a apostar únicamente por la familia “cristianamente constituida” para combatir la “cultura de la tristeza”.

La matanza de los inocentes o el aborto
“No estáis solos -les ha dicho a los miles de asistentes- como tampoco lo estaban María y José cuando se desencadena por Herodes la persecución del Niño Jesús y la matanza de los inocentes”, ha dicho el cardenal, en lo que ha parecido una alusión al aborto.

Contra la visión secularizada del mundo
El arzobispo de Madrid, que podría tener los días contados en el puesto, ha cargado contra lo que ha considerado la  “agobiante atmósfera intelectual y mediática”, que ve “contaminada por una visión radicalmente secularizada del mundo y del hombre”, y ha defendido que la familia cristiana es  “capaz de sobreponerse y superar cualquier desafío del maligno y cualquier debilidad nacida del pecado”, en el que ha incluido a “los jóvenes que han embarrancado sus vidas en el alcohol, en la droga y en el sexo salvaje”.

Saludo frío del Papa desde Roma
Rouco ha dicho su homilía tras el saludo en directo del Papa, desde Roma. Francisco ha dirigido a Madrid un mensaje que podría considerarse de frío teniendo en cuenta la calidez habitual de sus mensajes. “Dirijo un saludo especial a los fieles que se han conectado con nosotros desde Nazaret, en la Basílica de la Anunciación, adonde ha viajado el secretario general del Sínodo de Obispos; desde Barcelona, en la Basílica de la Sagrada Familia, adonde ha ido el presidente del Consejo Pontificio para la Familia”, ha afirmado el Papa, que, a continuación ha “extendido” su saludo a “los congregados en varias partes del mundo con ocasión de otras celebraciones que tienen a las familias como protagonistas, como la de Madrid”.

El Papa se centra en los que sufren
El tono y las palabras de Francisco han ido por un camino muy diferente a las de Rouco. “Casi todos los días la televisión y los periódicos dan noticias de refugiados que huyen del hambre, la guerra, de otros peligros graves, en búsqueda de seguridad y de una vida digna para ellos y sus propias familias”, ha agregado.

El drama de los que emigran
Francisco ha afirmado que, aunque llegan a conseguir trabajo, muchos de esos refugiados e inmigrantes “no encuentran una verdadera acogida, ni respeto, ni se aprecian los valores de los que son portadores”.

“Sus legítimas expectativas se enfrentan a situaciones complejas y dificultades que parecen a veces insuperables. Por eso, mientras fijamos la mirada en la Sagrada Familia de Nazaret en el momento en el que se ve obligada a huir, pensamos en el drama de esos emigrantes y refugiados que son víctimas del rechazo y los abusos”, ha señalado Francisco.

Los ancianos, los exiliados dentro de la familia
“Pero pensamos también en los exiliados que pueden estar dentro de las mismas familias: los ancianos, por ejemplo, que a veces son tratados como presencias molestas. Muchas veces pienso que una señal para saber cómo va una familia es ver cómo se tratan en la misma a los niños y a los ancianos”, ha agregado.

misa familias Madrid 2013

El cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Antonio María Rouco Varela (der.), ora durante el acto de inauguración de la Fiesta de la Sagrada Familia, este sábado. EFE

misa familias Madrid 2013

Sagrada Familia, una celebración bajo el lema, “La familia, un lugar privilegiado”, que concluyó al mediodía con una misa presidida por el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela. EFE

misa familias Madrid 2013 Bergoglio

El Papa Francisco envió hoy un saludo en directo desde Roma EFE

Archivos de imagen relacionados

  • misa familias Madrid 2013
  • misa familias Madrid 2013
  • misa familias Madrid 2013
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...