El Papa ordena una inspección sobre la actividad de los Legionarios de Cristo

El papa Benedicto XVI ha ordenado una inspección a los Legionarios de Cristo, la congregación fundada por el fallecido sacerdote mexicano Marcial Maciel, investigado por abusos sexuales a seminaristas durante décadas y del que recientemente se supo que tuvo una hija con una amante.

La inspección, "visita apostólica" en el argot religioso, ha sido anunciada hoy por esta congregación en su web, donde precisan que el Vaticano les informó de la misma en dos cartas y que el actual superior, Álvaro Corcuera, expresó su "más profunda gratitud al Santo Padre por su cercanía y esta ulterior ayuda" que les ofrece.

La decisión del Pontífice ha sido notificada a Corcuera por el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, que en una carta enviada hace dos días le informó de que la inspección la realizará "un equipo de prelados" en todas las instituciones de la congregación.

Superar las dificultades

Bertone ha precisado en su misiva que la inspección es "de fundamental importancia y merece la pena consagrarse a ella con amplitud de miras y limpio corazón". "El Santo Padre, consciente de los altos ideales que los animan y de la entereza y espíritu de oración con que están afrontando las actuales vicisitudes, los alienta a seguir buscando el bien de la Iglesia y de la sociedad, mediante las iniciativas e instituciones que les son propias", ha agregado el cardenal.

El número dos del Vaticano ha manifestado a Corcuera que los Legionarios de Cristo "siempre" podrán contar con la ayuda de la Santa Sede "para que, a través de la verdad y la transparencia, en un clima de diálogo fraterno y constructivo", superen "las dificultades existentes".

Durante varios meses

De momento, se desconoce la fecha de la inspección, pero, según los Legionarios, "muy probablemente" será después de Semana Santa y durará varios meses.

La noticia llega a menos de dos meses después de que los Legionarios de Cristo confirmaran que Maciel –fallecido hace un año, a los 87 años de edad– tuvo una amante con la que concibió un bebé y después de que en el 2006 Benedicto XVI le castigara por abusos sexuales contra seminaristas durante décadas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...