El Papa llega a Alemania en una visita marcada por las protestas

Los recientes escándalos de abuso de menores en instituciones católicas han desmejorado la imagen pública de la Iglesia

Ya en el vuelo que lo ha traído desde Roma, Benedicto XVI ha expresado su comprensión ante las protestas contra su visita, que considera "algo normal en las sociedades libres". El Papa ha aterrizado esta mañana en Berlín, donde lo han recibido el presidente federal Christian Wulff y la canciller Angela Merkel.

Esta tarde hablará ante el pleno del Parlamento federal (Bundestag) y celebrará una misa multitudinaria en la capital de Alemania. Es el comienzo de una visita de casi cuatro días a su país natal. Incluso como jefe de la Iglesia católica y Jefe de Estado del Vaticano, el Papa admite sus "raíces alemanas" que "ni pueden ni deben cortarse".

El Papa ha lamentado en Berlín el retroceso de los sentimientos religiosos entre sus compatriotas. En la recepción celebrada este mediodía ante del palacio presidencial del Bellevue, el Papa ha dicho que "la religión es una de las bases para la convivencia". Se espera que 70.000 personas acudan a la misa que oficiará esta tarde en el Estadio Olímpico de la capital. Diversos grupos laicistas, así como asociaciones de católicos críticos y agrupaciones de homosexuales y lesbianas han convocado una gran manifestación de protesta contra la visita de Benedicto XVI y contra la invitación a que hable en el Bundestag.

La Iglesia católica alemana es una de las más influyentes y ricas del mundo. En el país de Martín Lutero viven más católicos que protestantes, una diferencia mínima que va en aumento. El Concordato entre Alemania y la Santa Sede firmado en 1933 por el vicecanciller de Hitler Franz von Papen asegura su financiación. Los länder de Alemania recaudan un impuesto especial (Kirchensteuer) entre los creyentes registrados en las iglesias cristianas. La Iglesia católica percibe así cantidades que rondan los 5.000 millones de euros anuales.

Los recientes escándalos de abuso de menores en instituciones de la católica han desmejorado la imagen pública de la Iglesia. 2010 se convirtió en un pésimo año para los católicos en Alemania. Aumentaron las apostasías con la consiguiente merma de ingresos para las arcas vaticanas. Los que no pertenecen a ninguna Iglesia cristiana no pagan el kirchensteuer.

Archivos de imagen relacionados

  • Papa alemania
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...