El Papa dice que España es un país con un «choque dramático» entre el secularismo radical y la fe convencida

Benedicto XVI afirma en su libro entrevista presentado hoy que la investigación a los Legionarios de Cristo se inició con «retraso» porque su fundador estaba «muy bien cubierto»

Las estanterías de las librerías de medio mundo ya exhiben uno de los libros más polémicos de los últimos tiempos, en el que por primera vez un Papa acepta el uso del preservativo, aunque sea solo en algunos casos. En esas páginas España también tiene su espacio. Un país que ha sido blanco de las críticas de Benedicto XVI en innumerables ocasiones.

En el apartado dedicado a los viajes apostólicos del Pontífice, el entrevistador, el periodista alemán Peter Seewald, plantea al Papa su "aparente" amor por España, donde ha estado en varias ocasiones. Benedicto XVI responde que enfrentarse con la historia de España, "uno de los grandes países católicos", es "siempre algo excitante", porque es un país "de contrastes dramáticos". Y continúa: "Pensemos en el contraste entre la República de los años treinta y Franco, o en el actual choque dramático entre secularismo radical y fe convencida. Es un país que continúa estando en un gran proceso histórico".

El periodista prosigue con una alusión a la vitalidad "sorprendente" de la Iglesia católica en España a pesar de los problemas causados, entre otras cosas, por la falta de una reflexión sobre la dictadura de Franco". El Papa es escueto en su respuesta: "Hay una vitalidad de la fe que está arraigada en el ADN de los españoles".

Como las conversaciones en las que se basa el libro tuvieron lugar en la última semana del pasado julio no se hace referencia a la última visita del 6 y 7 de noviembre a Santiago y Barcelona.

El libro llega a las estanterías de las librerías de todo el mundo precedido por la polémica originada por el adelanto en L'Osservatore Romano en el que por primera vez un Papa admite el uso del preservativo en algunos casos. La Santa Sede, a través su portavoz, el jesuita Federico Lombardi, ha precisado que la única versión que Benedicto XVI reconoce es la escrita en su idioma materno, ya que la conversación discurrió en alemán.

El texto detalla, de forma íntima y coloquial, la visión del Papa sobre una gran cantidad de asuntos del mundo contemporáneo: desde el temor y la sorpresa por haber sido elegido sucesor de Juan Pablo II, hasta las relaciones de los católicos con otros cristianos y con los fieles de otras religiones. A lo largo de sus páginas, también se pueden escrutar las ideas del Pontífice sobre asuntos como el shock de los abusos sexuales a niños y jóvenes por parte de algunos sacerdotes, la homosexualidad "como gran prueba que una persona tiene que soportar", la píldora abortiva, el condón o la condición de la mujer.

Peter Seewald ya entrevistó a Joseph Raztinger en otras dos ocasiones: en 1996 y en 2000, cuando era Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, cinco años antes de llegar a la silla de San Pedro. Esas dos conversaciones se convirtieron en sendos libros Sal de la tierra y Dios y el mundo. Las conversaciones en las que se basa el nuevo libro se produjeron durante el descanso veraniego del Papa, en la residencia de Castel Gandolfo, en la campiña, a pocos kilómetros de Roma. Fue un cara a cara durante la última semana de julio de 2010, de lunes a sábado, una hora cada día. Quizás debido a este vínculo ya consolidado de confianza, la primera entrevista que un Pontífice haya jamás concedido en la historia de la Iglesia de forma directa y personal, tiene un tono íntimo, abierto y cercano.

Los Legionarios de Cristo

Benedicto XVI considera en el libro al fundador de los Legionarios de Cristo , el sacerdote mexicano Marcial Maciel ya fallecido, condenado por abusos sexuales a seminaristas, un "falso profeta", y reconoce que, "por desgracia", el caso fue afrontado "con mucha lentitud y retraso" debido a que Maciel estaba "muy bien cubierto".

"Lamentablemente hemos llegado con mucha lentitud y retraso a abordar este caso, que de alguna manera estaba muy oculto", dice Benedicto XVI, para quien el fundador de los Legionarios sigue siendo una figura enigmática. "Por una parte, llevó una vida fuera de la moralidad, una vida de aventuras, disipada, extraviada. Y por otra parte, vemos el dinamismo y la fuerza con la que construyó la comunidad de los Legionarios", indica.

Benedicto XVI recuerda que ordenó una investigación de la congregación y subraya que, aunque "naturalmente" hay que hacer "correcciones", en términos generales la de los Legionarios es una comunidad sana, con personas jóvenes que quieren servir con entusiasmo a la fe. Por ello, agrega, "no se debe destruir ese entusiasmo" por los errores de "un falso profeta". Según el Papa, hay que darle a estos jóvenes un "nuevo aliento, otra estructura para que no caigan en el vacío".

"Muy bien cubierto"

El arzobispo Rino Fisichella, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización, encargado de presentar el libro, ha destacado, respecto a que Maciel estaba "muy bien cubierto", que lo primero que hay que hacer es comprobar la protección con la que supuestamente contaba el fallecido sacerdote dentro de su congregación antes de "buscar fuera". "Teniendo en cuenta el tipo de vida que llevaba, creo que habría que verificar quién le preparaba los encuentros, quién dirigía su agenda, quién le llevaba en automóvil, etcétera, antes de buscar fuera", ha afirmado.

Las investigaciones sobre Maciel desvelaron que abusó sexualmente de seminaristas menores, tuvo "otros graves comportamientos", como el consumo de drogas, y varios hijos con distintas mujeres. El pasado 1 de mayo el Vaticano difundió un duro comunicado sobre la vida de Maciel, en la que confirmó sus "gravísimos y objetivamente inmorales" comportamientos.

La Legión de Cristo fue fundada en México en 1941. Cuenta con 900 sacerdotes y 3.000 seminaristas, y está establecida en 18 países. También tiene 70.000 miembros laicos del movimiento Regnum Christi.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...