El Papa despierta el lado neocon de Euskal Herria

Benedicto XVI llega a Madrid el día 17 de agosto y el sector más reaccionario de los católicos echa la casa por la ventana. Los días previos a las jornadas de Madrid Euskal Herria se prepara para recibir a más de 14.000 «peregrinos». Grupos de presión neoconservadores (neocon), como el de la Universidad de Navarra, trabajan a destajo para alojar a los creyentes y difundir su mensaje.

En el facebook de la Jornada Mundial de la Juventud de Nafarroa, aparecen nombres interesantes. El «independiente», pero alcalde de Iruñea por UPN, Enrique Maya, se cuela en la lista de amigos, aunque ya de joven le quede poco. Está arropado por los dos diputados de menos edad del herrialde, Sergio Sayas (UPN) y Eloy Villanueva (PP). La lista de políticos de primera línea de estas dos formaciones se hace demasiado larga como para extenderse: Pablo Zalba, Ana Pineda, las delegaciones de UPN de Barañain, Corella y Mendavia…

En el resto de Euskal Herria, la apuesta por las nuevas tecnologías de las diócesis no es tan clara, por lo que no se puede hilar tan fino con nombres. De todos modos, sí que se deduce un efecto Munilla en los preparativos. Euskal Herria va a acoger a más de 14.000 personas de todos los continentes, días antes de que comience el macrofestival católico en Madrid (que dura del 16 al 21 de agosto). En concreto, la CAV alojará a unos 7.000 «peregrinos», pero la inmensa mayoría, 6.000, buscarán refugio en Gipuzkoa. Esto coloca al herrialde al mismo nivel de Nafarroa (que espera a otros 6.000), donde grupos de extrema derecha, al cobijo de la Universidad de Navarra, trabajan para proporcionar un alojamiento a todos estos jóvenes mientras aprovechan la ocasión para lanzar mensajes de la ideología más rancia del catolicismo. Se trata de arengas vía internet en las que critican el uso del preservativo para la prevención del sida e, incluso, discuten de su utilidad dentro de un matri- monio. En Bizkaia aspiraban a alojar a unos 4.000, pero ayer se hizo público que sólo serán 800. En la página web de la diócesis de Baiona (la única de todo el Estado francés que se ha volcado con el Papa como si fuera una diócesis española) anuncian la llegada de 1.200. Araba parece la más desligada y prevé que serán pocos cientos.

Las comunidades católicas se esfuerzan para que no les falte de nada y que la estancia cueste a los «peregrinos», como ellos les llaman, lo menos posible. Buscan familias voluntarias que les alojen en sus domicilios y organizan servicios de catering. En la web de la diócesis guipuzcoana se avanza que también tendrán a su disposición polideportivos y centros escolares.

Los más de 14.000 jóvenes (entre 15 y 35 año) no están solo de paso. Las distintas diócesis de Euskal Herria han preparado una serie de actos, destinados a buscar un «encuentro personal con Cristo», obtener una «experiencia vital de la universalidad de la Iglesia católica» y el «redescubrimiento de «la vocación bautismal a la santidad». Esto se realiza a través de diálogos y talleres y, en concreto, la página guipuzcoana insta a quiénes participen de estos actos y convivan con los extranjeros recién llegados a que les muestren «las raíces cristianas de tantas manifestaciones de la cultura española».

La estancia de los peregrinos en Euskal Herria será del 11 al 15 de agosto, cuando se marcharán para Madrid. Las distintas diócesis han articulado sus sistemas para autofinanciarse. En primer lugar, cobrarán a los jóvenes que vengan a ver al Papa. La visita, con autobús, sale por unos 100 euros. Por otro lado, la Iglesia ha lanzado un mensaje a los feligreses para que aporten directamente dinero a la organización y han celebrado misas donde el cepillo se reservaba para financiar las jornadas. Resulta llamativa la iniciativa de la diócesis navarra, que ha abierto la posibilidad de «apadrinar a un peregrino», para lo que ha abierto una cuenta en Caja Navarra, la entidad con la que normalmente trabaja. No obstante, no queda claro qué es realmente lo que se apadrina, porque para ser peregrino ya hay que pagar.

Patrocinadores y mensajes

Además de esta campaña interna, los actos se financian con patrocinadores. Coca-Cola, Ford y la joven plataforma de descarga de música Spotify se cuentan entre quienes las multinacionales volcadas con la visita del Papa. En un plano más cercano, destacan El Corte Inglés, La Caixa, Banco Santander, Bankinter, San Miguel, las cadena de librerías Troa (las Gómez, en Iruñea), Santillana y la ONCE. También hay que sumar medios de comunicación, como Veo 13, Popular TV, y diarios como La Voz de Galicia o Marca. Medios propios de Euskal Herria nos encontramos con dos: la empresa editora de «Diario de Navarra'' (La Información) y «Nuestro Tiempo'', una revista de carácter mensual que edita la Universidad de Navarra. El logo más conflictivo que aparece en el apartado de promotores, sin embargo, es el del Estado español. Se ha criticado que el Estado ponga a disposición de la jornada a decenas de miles de funcionarios, ya que éste, supuestamente, no financia directamente la visita papal. Pero esto es el chocolate del loro; en realidad, el Estado español coparticipa en todas las donaciones de las empresas colaboradores, a quienes premia con unas exenciones fiscales que pueden llegar hasta el 80%, según denuncian desde las juventudes de Izquierda Unida.

La aparición de «Nuestro Tiempo'' es el único vínculo que aparece registrado en la web de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) entre la Universidad de Navarra y la visita del Papa. Pese a ello, el centro del Opus Dei en Iruñea ha participado activamente tanto en la promoción de la visita del Papa. Lo más llamativo ha sido la campaña que han lanzado a través de videos virales.

Se trata de una campaña denominada Arguments, en las que unos jóvenes de apariencia neohippie abordan los temas más espinosos del ideario católico más cerrado. Son vídeos supuestamente espontáneos, en las que unos jóvenes anónimos, sobre fondo negro, explican su opinión personal sobre los temas más polémicos. Pero son todos alumnos de la Universidad del Opus Dei, los vídeos están grabados con el equipo tecnológico del centro y, en su página, aparece una foto de familia de los jóvenes y nueve profesores (cuatro de ellos con alzacuellos y sotana negra). En el texto inferior, los jóvenes reconocen «el asesoramiento y la valiosa colaboración de algunos profesores de la Universidad de Navarra» en estos vídeos que fueron colgados en Internet. Estos jóvenes se hacen llamar JMJ Young Answers (algo así como, «jóvenes respondedores de la JMJ»). Ahí se vierten teorías como que «el condón no es infalible para combatir el sida» y que la promoción del preservativo potencia que más gente se ponga en riesgo. «Al final nos encontramos con unas tasas de sida enormes», dicen en uno de sus vídeos. En cuanto al tema de la homosexualidad, los Young Answers dicen que «la Iglesia no está en contra de los homosexuales, sino al acto homosexual, porque no está abierto a la vida». En otro de los vídeos, hablan de la pedofilia en la Iglesia Católica y deslizan, en repetidas ocasiones, el mismo argumento: hay más padres pedófilos que curas.

La visita de Benedicto XVI abre polémicas, pero por encima de todo, da alas a ciertos sectores de la sociedad que, de modo casi festivo y aura de normalidad, lanzan mensajes de corte reaccionario amparados por el Estado y patrocinados por la gran empresa.

Los jóvenes de la iglesia desalojan a los jóvenes de la acampada

La Policía terminó ayer con las acampadas de Madrid. Los indignados vinculan el desalojo, que comenzó a las seis de la mañana, con una «operación de limpieza» de la capital del Estado español de cara a la visita del Papa y las jornadas de la juventud. Se acabó con las acampadas del Paseo del Prado, que nació el 23 de julio cuando llegaron las marchas indignadas, y las tiendas de la Plaza del Sol, el símbolo del movimiento 15-M. El portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, señaló que ya era hora de que la Policía «hiciera su trabajo» y valoró que los indignados «afectan a la imagen de Madrid y perjudican al turismo». GARA

El Foro de Curas de la diócesis de Bilbo critica el empleo del símbolo de la cruz

Una de las críticas internas más fuertes a la visita del Papa, además de la de los clérigos más izquierdistas de Madrid, ha resultado ser la del Foro de Curas de la diócesis vizcaína. Estos sacerdotes cargan contra el «patrocinio económico financiero», algo que, a su juicio, supone «una afrenta a Jesús crucificado cometida en los empobrecidos por el sistema económico y por su última crisis».

En concreto, este colectivo hizo hincapié en que las jornadas previas de preparación tienen un abanico de temáticas y un punto de vista que no reflejan la pluralidad. Es más, creen que son merecedoras del título «Católicos neoconservadores y vida pública en el País Vasco», una denominación que les parece mucho más ajustada.

Los curas vizcaínos denuncian la desmedida utilización del símbolo de la cruz para promocionar estas jornadas. Afirman que quienes carecen de recursos económicos jamás pueden costearse un viaje para ver al Papa entre tanto fasto. Y recalcan la ironía de que sean «precisamente ellos, los pobres» a quienes la Iglesia deje fuera.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...