El Papa desata la ira musulmana

El martes, en la ciudad alemana de Ratisbona, el Papa dijo que temía un conflicto de civilizaciones. También citó a un emperador bizantino del siglo XIV para quien Mahoma "solo había aportado maldad e inhumanidad". Y su discurso ha provocado reacciones tan fuertes y generalizadas en el mundo musulmán que los temores del Papa muy bien podrían convertirse en una profecía autocumplida.

 Ayer, el asunto abría las primeras páginas de algunos de los principales diarios alemanes, italianos y franceses, y también destacaba en la del Herald Tribune, que el día anterior había calificado el discurso papal de "giro sustancial en la actitud del Vaticano", comparándolo con la prudencia con que Juan Pablo II había abordado las relaciones con el islam. Esto decía Le Figaro, un diario que leen muchos católicos franceses de derechas: "Benedicto XVI ha echado pólvora al fuego y, a los ojos de los más extremistas, sus palabras han aparecido como un apoyo a la política maniquea de Bush. (…) Nadie se esperaba que un papa marcara tan profundamente las diferencias entre cristiandad e islam mediante un duro discurso, que ha molestado y asustado".
"Con su patinazo, el Pontífice ha provocado la indignación del mudo musulmán en pleno", escribía el vaticanista Marco Polito en La Repubblica. "Se han enfadado los musulmanes radicales y los moderados, los chiís y los sunís, los integristas y los dialogantes. También ha reaccionado la organización de la Conferencia Islámica que ha pedido explicaciones oficiales y ha deseado que Ratzinger no interrumpa una línea de diálogo iniciada con Pablo VI. Incluso Al Fatá, notoriamente pro-Vaticano, ha criticado la 'falta de tolerancia del Papa'. La televisión Al Jazira ha exigido que pida excusas al islam".
Otro articulista del citado diario italiano, Renzo Guolo, ha dicho: "Benedicto XVI ha violado un tabú consolidado: las religiones pueden hablar entre sí de ética, de paz, de familia o de la secularización contra la que querrían hacer frente común, pero nunca de los dogmas o de los textos sagrados de las otras. En ese caso, la comunicación se rompe, porque salta inmediatamente el reflejo identitario".
Distinto ha sido el tono empleado por Le Monde: "En Turquía mataron a tres curas tras el asunto de las caricaturas de Mahoma. En Pakistán y en Nigeria se queman iglesias. ¿Por qué el Papa no habría de tener derecho a reaccionar frente a ese ascenso de la violencia religiosa y a proponer más firmeza en la confrontación con el islam?".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...