El Papa clama contra la avaricia y pide una autoridad política mundial

La nueva encíclica propone una revisión ética y cristiana de la globalización

El texto llega con meses de retraso por la escasez de traductores al latín en el Vaticano y por las sacudidas de la crisis financiera. La tercera encíclica de Benedicto XVI, Caritas in veritate (Caridad en la verdad), 137 páginas, fue dada a conocer ayer en el Vaticano, en la víspera de la reunión del G-8 en Italia. El Papa alza la voz contra el capitalismo salvaje, condena la avaricia financiera, el egoísmo y el paternalismo neocolonialista, y reclama una globalización solidaria, un nuevo orden económico basado en los valores cristianos, fusión de "fe y razón, caridad y verdad".

La globalización no es sólo un proceso "socioeconómico", sino "una oportunidad para redistribuir la riqueza con honestidad", señala el Papa. Una de las palabras clave del documento es "redistribución". Otra es transparencia. Hace falta un mercado más social y más humano, en el que el Estado tenga un papel activo y las empresas se guíen por la ética y la responsabilidad, dice Benedicto XVI.

Partiendo de las ideas del Concilio Vaticano II recogidas en la encíclica Populorum Progressio, publicada por Pablo VI en 1967, el Papa afirma la vigencia de los principios clásicos de la Ilustración (igualdad, libertad), y señala que es preciso corregir las carencias del tercero, la fraternidad.

Ratzinger asume, no sin autocrítica, la dificultad cultural de la Iglesia para conocer y manejar las diversas verdades que forman "la verdad". Pero su idea es propositiva: la injusticia existe y es preciso intervenir, crear un sistema nuevo, más transparente y justo, con reglas que integren al Tercer Mundo, a los pobres y los hambrientos, en la economía y el comercio mundiales.

Las finanzas, escribe, "después de su mal uso que ha dañado la economía real, deben volver a ser un instrumento dedicado al desarrollo". Hace falta una reglamentación del sector que dé garantías a los más débiles. Y una autoridad mundial que ejecute esas reglas.

"Para gobernar la economía mundial, para sanear las economías afectadas por la crisis, prevenir su empeoramiento y mayores desequilibrios, para lograr un oportuno desarme integral, la seguridad alimentaria y la paz, para garantizar la salvaguardia del ambiente y regular los flujos migratorios urge la presencia de una verdadera Autoridad Política Mundial, que debe atenerse de manera concreta a los principios de subsidiaridad y solidaridad", escribe.

El Papa pide humanizar la relación de los países ricos con el Tercer Mundo. Las ayudas internacionales, dice, "pueden a veces mantener a los pueblos en estado de dependencia", y es necesario "implicar a los sujetos de la sociedad civil y no sólo a los Gobiernos". "La crisis nace de un déficit de ética en las estructuras económicas", dice el Papa. Sin ética, la economía puede destruir al hombre. Transparencia y reformas, "trabajo decente para todos", justicia social… y también críticas a los sindicatos, a los que reclama "más sinergias con el Tercer Mundo". Y a las Naciones Unidas. El Papa reprocha la "excesiva burocracia" a los organismos internacionales, "a menudo demasiado costosos". Parecería, denuncia, "que los pobres sirvan para mantener viva la vida dispendiosa de los aparatos burocráticos".

En lo que parece una crítica al Gobierno de Silvio Berlusconi, que no ha mantenido sus compromisos de ayuda al desarrollo, el Papa pide más dinero para cooperación y respeto de los acuerdos. Sobre inmigración, Ratzinger la define como un fenómeno "histórico, muy complejo, que ningún país puede resolver solo", y que requiere la "estrecha colaboración" entre los países emisores y receptores. Los inmigrantes, recuerda, ayudan al desarrollo y "no pueden ser considerados una mercancía".

La encíclica recuerda que Rat-zinger es un teólogo que no subestima la economía ni la política. Mezcla ideas de Marx y a Gramsci, de Kant y San Agustín, pero sus interlocutores son los anteriores papas. La encíclica actualiza la doctrina social de la Iglesia y trata a la vez -un clásico en Ratzinger- de reivindicar el papel de la religión, potenciando el peso de los valores cristianos en la sociedad, y atacando de paso al laicismo y el ateísmo.

En las conclusiones, Ratzinger se acerca a Juan Pablo II, se pone teocrático y recuerda que el gran enemigo es el ateísmo. "La cerrazón ideológica a Dios y el indiferentismo ateo, que olvida al Creador y corre el peligro de olvidar también los valores humanos, se presentan hoy como uno de los mayores obstáculos para el desarrollo", escribe. "El humanismo que excluye a Dios es un humanismo inhumano".

Benedicto medita mientras la curia hace chistes

Filippo de Giacomo es periodista y sacerdote. Traducción: Mónica Andrade.

Roma, domingo 28 de junio de 2009, seis de la tarde. Se están celebrando las primeras vísperas solemnes de la fiesta de los santos Pedro y Pablo. Benedicto XVI está en la basílica de San Pablo Extramuros para cerrar el año dedicado al apóstol de la gente. Con él, toda la curia y una delegación del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. Una ocasión solemne. La retransmisión, a cargo del centro de televisión del Vaticano y emitida a través de la red de la Conferencia Episcopal Italiana. Cronista, un sacerdote de la Radio Vaticana. Durante el tercer salmo, creyendo que los micrófonos estaban apagados, el comentarista telefonea a un interlocutor anónimo haciendo una exhibición de una serie de declinaciones de la palabra cazzo (polla), aplicada, en la versión cazzona, a una señora que no identifica con otras palabras. Al menos tres minutos de lenguaje obsceno que se sobreponen al canto litúrgico sin que nadie en la realización lo impida.

Y todavía más: durante la procesión de regreso del Papa a la sacristía, se oyen los comentarios de algunos cantores del coro de la Diócesis de Roma sobre las curvas de una de las empleadas del apartamento pontificio. Ahora se publica la tercera encíclica de un Papa que ha enriquecido la cultura europea de la segunda mitad del siglo XX. La Caritas in veritate versa sobre la promoción de la paz, los derechos humanos, de subsidiariedad, de humanismo globalizado, de trabajo, de esfuerzo caritativo. Con esta ulterior reflexión, la "teología de la sociedad civil" ratzingeriana se completa ahondando en las razones de la economía civil, pilar del pensamiento social católico del siglo XX, y en la reivindicación de la paritaria dignidad del principio de reciprocidad -siempre católico-, y de los de intercambio y redistribución, dos pilares que el capitalismo calvinista situó en la base de la economía política anglosajona.

Temas ampliamente tratados en los documentos sociales de la Iglesia, desde el Sínodo de 1973 hasta las grandes encíclicas de Pablo VI y Juan Pablo II, pero que hasta ahora no han encontrado intérpretes capaces de hacer florecer la imaginación social de los católicos. ¿Tendrá más suerte el papa Benedicto XVI? Mientras el curial de la Radio Vaticana se distraía al teléfono, justo en las vísperas del 28 de junio, el Papa hacía un inciso muy amargo dirigido a los católicos que sólo se sienten adultos poniendo en tela de juicio a su propia Iglesia. Quizá la alusión se refería a unas declaraciones de Romano Prodi cuando era primer ministro. Pero ¿será casualidad si en toda la Unión Europea los católicos encuentran dificultades para identificar un solo líder que les represente en este preciso momento histórico? Mientras la curia bromea y la política se distrae, este Papa continúa meditando.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...