El Papa busca trabajo en Dinamarca

Otra exclusiva Irreverenda: ¡el Vaticano está que arde! Después de su contrastada capacidad para hacerse el simpático entre la población musulmana, parece ser que el Papa Benedicto XVI no las tiene todas consigo dentro de su propia casa. Se le ve paseando triste y alicaído en los pasillos de San Pedro porque, dice, nadie entiende sus chistes. No es que no le entiendan los infieles de la media luna, que bastante tienen con creer en lo que creen. Es que ya ni los cardenales del Congo, que siempre se ríen con todo, entienden su refinado sentido de la risa, plagado de hilarantes metáforas y eruditas citas de humor medieval.

El Papa ve peligrar su puesto de trabajo. Y ha decidido reenfocar su carrera apostólica: quiere irse a Dinamarca, a hacerse dibujante satírico. Ha demostrado sobradamente sus aptitudes para la provocación simpática y el tumulto mediático; y ahí donde lo ven, le ha cogido el gustillo a la plumilla y ha empezado a hacer sus pinitos gráficos. Irreverendos ha interceptado en una gasolinera de Torrelodones a un guardia suizo que portaba los estremecedores documentos que a continuación exponemos a la opinión pública: una tarjeta de visita de dibujante profesional y el primer chiste gráfico realizado por Su Santidad, ambas bajo el seudónimo profesional de “ElRatzing”. Junto a ellos, una carta firmada de puño y letra por el Papa, dirigida al director del semanario Jyllands-Posten, ofreciendo sus servicios como “dibujante satírico, polemista profesional, inflamador de civilizaciones o lo que se tercie”. Benedicto está lanzado: “a mi lado, lo de las caricaturillas aquellas de Mahoma van a quedarse en un juego de niños…”.

En fin: visto lo visto, es posible que perdamos un Papa, pero seguro que tampoco ganaremos un dibujante. ¡Desde luego, este tío no vuelve a publicar en Irreverendos!

Archivos de imagen relacionados

  • 20060920 papadibujante
  • 20060920 papadibujante2
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...