El Papa ante el cuerpo diplomático en el Vaticano

Me refiero al discurso que Benedicto XVI dio a los embajadores de los Estados en el Vaticano, es decir, al cuerpo diplomático.

Es posible que a estas alturas, estemos ya inmunizados para "tragarnos" todos los "sapos y culebras" que nos echen. Y esta imagen del Papa con los embajadores de los Estados, para mí, es una de ellas. Aparte de lo que dijo allí, que también es para comentar, sólo esa imagen del Papa dirigiéndose a los 178 embajadores de todo el Mundo es ya de por sí todo un sinsentido desde el punto de vista del Evangelio.

¿Os imagináis a Jesús de Nazaret dirigiéndose al Gobernador del Imperio Romano Poncio Pilatos o del Rey Herodes dando instrucciones para que gobernaran teniendo en cuenta los principios cristianos?
Para mí resulta verdaderamente escandaloso ver, a quien se llama "Vicario de Cristo", actuar en las antípodas del estilo de Jesús que fue presentado ante los poderosos como un facineroso y un alborotador. Jesús, de los poderosos, no recibe atenciones, ni privilegios, ni honores, sino que es torturado, azotado, coronado de espinas y llevado a una muerte propia de los bandidos y criminales.

Creo que debiéramos tener sensibilidad para rechazar enérgicamente estos actos del Papa tan opuestos al Evangelio de Jesús. Son actos que debería suprimir en el futuro dentro de un conjunto de medidas muy necesarias que serían urgentes de poner en marcha.

Además dijo lo que dijo. Todavía, pretendiendo que los Jefes de Estados y los Gobiernos dicten las leyes de acuerdo con la moral tradicional de la Iglesia, de modo que pide a los embajadores que no se imparta educación sexual en las escuelas, que no se retiren los símbolos religiosos de los lugares públicos etc…

Un acto verdaderamente deplorable que debemos de rechazar por completo.

Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...