El Papa advierte a Moldavia de que en Europa se niegan los valores cristianos

Ante su ‘legítimo’ deseo de entrar en la UE

Benedicto XVI ha recibido este jueves al embajador de Moldavia ante la Santa Sede, Stefan Gorda y ha subrayado en un discurso redactado en francés que "el legítimo" deseo de este país de entrar en la Unión Europea debe realizarse en el respeto "a los valores cristianos" que el viejo continente "no quiere ver o incluso niega".

El Pontífice ha destacado que el país "puede ayudar con valentía" a la Unión Europea "a descubrir de nuevo" la identidad "cultural" fundada en estos valores.

Benedicto XVI ha recibido también a los embajadores de Siria, Nueva Zelanda, Moldavia, Ghana, Belice y Guinea Ecuatorial y, después de pronunciar un discurso común, ha entregado a cada uno un discurso dedicado específicamente a cada país.

En dedicado al representante diplomático de Moldavia, ha mostrado su agradecimiento al Gobierno moldavo por el reconocimiento jurídico de la Iglesia católica y las facilidades para "la construcción de nuevas iglesias, incluida la catedral" situada en la capital del país, Chisinau.

Estos hechos, según ha reconocido el Papa, demuestran "la excelencia del diálogo y la colaboración entre las instituciones civiles y la Iglesia Católica". Asimismo, el Pontífice ha subrayado también la necesaria colaboración "entre la Iglesia ortodoxa y la pequeña comunidad católica" para promover "los valores religiosos contra el materialismo y el relativismo".

En su discurso a la nueva embajadora de Ghana ante la Santa Sede, Geneviéve Tsegah, ha recordado los recientes progresos realizados por el país en el campo económico y social y también ha subrayado que la "armonía étnica" del país "ha sido un factor importante para crear una situación de paz y estabilidad".

Por otra parte, el Pontífice ha recibido también este jueves al embajador de Belice ante la Santa Sede, Llewellyn Lawrence, y ha subrayado en su discurso el "necesario" papel desarrollado por la Iglesia "en el campo de la instrucción".

En este sentido, Benedicto XVI ha recordado a los jóvenes que "más allá de la inteligencia y la buena voluntad" es necesaria también "una fe sólida" para asumir "un liderazgo cívico y social" para promover un futuro "estable, justo y pacífico".

Además, el Papa ha asegurado en su discurso al nuevo embajador de Guinea Ecuatorial, Narciso Ntugu Abeso Oyana, que la Iglesia promueve "una sociedad justa y solidaria que respete la dignidad del hombre y el ambiente" y ha pedido que se lleve a cabo "una distribución equitativa de la riqueza" en el país.

Por último, Benedicto XVI ha expresado al representante diplomático de Nueva Zelanda su solidaridad con los afectados por el "devastador" terremoto del pasado 22 de febrero que asoló la ciudad neozelandesa de Christchurch y ha subrayado que este país "tiene la responsabilidad de utilizar su posición influyente en el Pacífico" para promover "la paz y la estabilidad en la región".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...